La peor herramienta es la que no se sabe usar. La palabra diccionario está definida como «Repertorio en forma de libro o en soporte electrónico en el que se recogen, según un orden determinado, las palabras o expresiones de una o más lenguas, o de una materia concreta, acompañadas de su definición, equivalencia o explicación», dice el propio Diccionario de la lengua española, publicado por las Academias de la lengua.

Parece elemental, pero desde pequeños no fuimos instruidos en cómo utilizar este preciado documento. Está reducido a una fuente de información de cómo se escribe una palabra. Lo limitamos a un documento de consulta ortográfica. Cierto es que esa información es muy importante, pero dejar de lado el resto de información. Es riesgoso, pues podríamos usar con deficiencia. Me explico.

¿Sabía usted que existen palabras que se pronuncian igual pero significan cosas distintas? (homófonos). Regularme buscamos en el diccionario la palabra como suena. Si la encontramos, nos damos por satisfechos y procedemos a escribirla como la vimos. En el diccionario están: baca / vaca; cima / sima; encausar /encauzar, por solo ejemplificar porque hay mucha más. Saber esto obliga a verificar el significado para compararlo contra lo que deseamos expresar. Si no coincide, quizá debemos buscar la misma palabra escrita distinta o cambiar a un sinónimo porque quizá su uso popular le ha dado un significado que no le corresponde (como sucede con el vocablo ‘sancionar’).

La abreviatura antes del significado nunca debe ignorarse. En los electrónicos, al pasar el cursor por encima aparece lo que señala la abreviatura. Se trata de la clasificación gramatical y esto puede ser muy útil. Por ejemplo, la palabra ‘calor’ dice m. antes del significado. Eso implica que es un vocablo masculino, por lo que se dice ‘el calor’ y no ‘la calor’. Las abreviaturas pude variar de diccionario a diccionario. Por ello, si se trata de un libro, al inicio siempre se incluye un listado de abreviaturas aplicadas. Recomiendo siempre consultar el Diccionario de la lengua española y no otros documentos porque este es el oficial y en línea es gratuito (el diccionario de nombre francés contiene varios errores, como suponer que la palabra ‘calor’ es femenina).

Las abreviaturas de género masculino, m. o femenino, f. indican que el vocablo es sustantivo. Si aparecen las dos, es indistinto usar artículo ‘el’ o ‘la’. Es el caso de la palabra ‘internet’, que es válido decir «la internet» o «el internet». Pero también hay vocablos en que el significado varía cuando cambia de género. En el Diccionario aparecerá el listado de alternativas y de cada uno definirá cuándo es m. y cuándo f. ‘Radio’ es uno de esos casos. Si se trata del aparato, es m. o f.; pero si es la distancia entre cualquier punto de la circunferencia y su centro, siempre es m. Si mediante esa palabra nos referimos a la industria que comercializa contenidos, entonces es f.

Cuando encuentre una palabra y el diccionario le dé por definición la misma palabra, pero con diferente ortografía, le está indicando que las dos formas de escritura son válidas. Sin embargo, será preferente en la que aparezca la definición; en la otra solo habrá la referencia a la otra ortografía. Es el caso de ‘kilo’ y ‘quilo’. Notará que en el diccionario la segunda da por definición la primera. Y en esta aparece el significado. Entonces, la preferente es ‘kilo’, pero ambas son válidas.

Las distintas acepciones (significados de una misma palabra), normalmente las enuncia por orden de importancia. Consulte la palabra ‘conocer’, hasta la sexta definición aparece «tener relaciones sexuales» porque este uso es menos frecuente que los cinco primeros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com