Pide el Papa poner fin a la “absurda y cruel” guerra en Ucrania

INTERÉS GENERAL

Michele Raviart

Ciudad del Vaticano, 22 de febrero de 2023.- En el día del inicio del periodo cuaresmal, durante su Audiencia General el Papa Francisco no olvidó la guerra en Ucrania, que dentro de dos días cumplirá un año desde su estallido, y reiteró la necesidad de encontrar una solución pacífica al conflicto.

“Un triste aniversario”, subrayó Francisco, al lamentar el balance de muertos, heridos, refugiados, destrucción, daños económicos y sociales:

“¿Querrá el Señor perdonar tantos crímenes y tanta violencia? Él es el Dios de la paz, permanezcamos cerca del martirizado pueblo ucraniano que sigue sufriendo, y preguntémonos: ¿se ha hecho todo lo posible para detener la guerra?”

El llamamiento se dirigió a “quienes tienen autoridad sobre las naciones, para que se comprometan concretamente a poner fin al conflicto, alcanzar un alto el fuego e iniciar negociaciones de paz”. Aquella “construida sobre escombros”, precisó, “nunca será una verdadera victoria”.

Apoyo a los misioneros y a las víctimas de las catástrofes naturales

El pensamiento de Francisco se dirigió también a quienes anuncian con pasión el Evangelio en todo el mundo. En particular, el Papa mencionó la iniciativa “Misioneros para la Cuaresma”, que apoya a los misioneros polacos con la oración y el ayuno.

Una obra, recordó, está “dirigida también a los que se quedaron en Ucrania, devastada por la guerra”, llevando apoyo y esperanza a los habitantes de ese país martirizado.

El Obispo de Roma se dirigió además a los peregrinos procedentes de Brasil, azotado por el mal tiempo y las inundaciones en los últimos días, e invitó a rezar por “los que sufren por las catástrofes naturales o las guerras” y a ayudarles también con la caridad.

Preparar la Pascua con el corazón purificado

“Que el camino cuaresmal”, expresó el Pontífice en este Miércoles de Ceniza, “nos conduzca a la alegría de la Pascua con los corazones purificados y renovados por la gracia del Espíritu Santo”, a quien pedimos “que nos inspire los caminos y los medios para ser testigos del consuelo de Dios y artífices comprometidos en la reconciliación entre nuestros hermanos y hermanas para favorecer la paz en nuestra sociedad”.

Que el Espíritu, añadió Francisco, “nos ilumine y nos ayude a testimoniar la primacía de Dios en nuestras vidas, que nos ama y nos consuela, superando toda desolación”.

La Iglesia cuenta con los jóvenes

Al dirigirse a los peregrinos de lengua croata, el Santo Padre exhortó a los jóvenes a “adherirse cada vez más a Cristo”, para vivir en plenitud la vida: “La Iglesia -les recordó- cuenta con ustedes: sean siempre generosos, valientes y llenos de esperanza”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *