Durante esta época solemos enviar mensajes de buenaventura a quienes estimamos. Sin embargo, muchos de esos recados pudieron presentar imprecisiones ortográficas. Este aspecto es parte de la imagen que proyectamos. Por ello, es muy importante cuidar que estén bien escritos.

La palabra ‘Navidad’ siempre debe escribirse con mayúscula inicial, pero no así su derivado ‘navideño’. La primera porque es el nombre propio de una festividad. Todos los nombres propios deben iniciar con mayúscula (sustantivos propios). Sin embargo, los derivados se convierten en otra figura gramatical (ya no es sustantivo) por lo que se deben enunciar con minúscula. El vocablo ‘navideño’ inicia con minúscula porque se trata ya de una calificación de algo (adjetivo), como cuando decimos «El coro navideño». Es como el caso de ‘Cantinflas’ (nombre propio), pero ‘cantinflesco’ (adjetivo) o ‘cantinflear’ (verbo) se escriben con inicial minúscula.

Con la palabra ´Nacimiento´ se hace sobrentender el de Cristo. Pero si se enuncia completo, «El nacimiento de Cristo», ese vocablo pasa a minúscula. Así, cuando se aplica ese término para la representación con figurillas en diversos lugares, particularmente, de casa, se escribe con minúscula inicial porque hay cientos de esas representaciones. Por tanto, pasa a ser un nombre común.

La ‘rosca de reyes’ debe enunciarse con minúscula. Los tipos de panes se escriben con minúscula inicial porque son nombres comunes a la variedad. Es decir, ‘bolillo’, ‘telera’ o ‘concha’ no tiene razón alguna para enunciarse con mayúscula porque no son nombres propios. Rosca de reyes, se trata de un nombre común de una enorme variedad de panes para festejo del Día de Reyes: las hay rellenas, con mayor variedad de frutos o, incluso, alguna alternativa con la sorpresa a su interior, no solo la figura de un niño.

También fue común observar solo signos de admiración de cierre y más de tres en muchas frases navideñas. En español, tenemos signos de apertura en la admiración y en la interrogación. De esta forma es posible identificar la intención desde el inicio del enunciado y no hasta el final. Muchos registran varios al cierre para intensificar su exclamación. Sin embargo, para dar mayor intensidad, el Diccionario panhispánico de dudas (Academias, 2005) en la entrada de «Signos de admiración e interrogación» enuncia que son admisibles –para dar fuerza– escribir tres al principio y tres al final: «¡¡¡No!!!» Es innecesario usar más de tres porque ya estos dan idea de intensidad mayor a la normal. Incluso es válido la prolongación de alguna vocal para reflejar fuerza: «¡¡¡Feliz Navidaaaaaaad!!!», como lo haríamos en el habla coloquial.

Por último, es común también escuchar decir «El primero de enero». Los números de orden no aplican en los días. Los ordinales solo se usan cuando hay alguna razón para distinguir jerarquía («El primer lugar del juego») o un orden muy estricto (El segundo aniversario de la empresa). Por lo tanto, debe enunciarse «uno de enero» (al igual que en los otros meses).

Con el mejor de los afectos, que este año traiga para todos bienestar y salud. ¡¡¡Feliz 2024!!!

sorianovalencia@hotmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com