DEL JURISTA JUAN MANUEL RAMIREZ DELGADO, DE SAN LUIS POTOSI

OPINIÓN

JOSE CARLOS GUERRA AGUILERA

1.- Le conocí personalmente en San Luis Potosí, en la Universidad Autónoma. Antes le conocí en 1992, adquirí su libro El llamado derecho penal especial, o, Delitos especiales en el ámbito federal”. A esas resultas empecé a mencionar a los delitos especiales, como derecho penal escamoteado. Empecé a trabar relación con él, cuando laboraba en esa ciudad y Estado. Algún día me invito a ser profesor (fundador) en la maestría en Política Criminal que él diseño y que subsiste en esa Universidad. Me pidió que recomendara a dos penalistas guanajuatenses afines a la maestría y por supuesto se invitaron y fueron grandes maestros, los Doctores en Derecho Luis Felipe Guerrero Agripino y Manuel Vidaurri Aréchiga, mencionados por orden alfabético, por supuesto.

2.- Sus libros más conocidos son: Penología : estudio de las diversas penas y medidas de seguridad; El llamado derecho penal especial, o, Delitos especiales en el ámbito federal; La política criminal y los delitos electorales en el estado; Antecedentes legislativos a nuestro código penal del estado (1824-1985); Legislación penal de San Luis Potosí: compilación; Guía para el estudio de la criminología; La justicia minoril en el Estado de San Luis Potosí; Fuentes para la historia del derecho penitenciario en San Luis Potosí, 1828-1905; Los delitos graves y sus consecuencias.

3.- Este 22 de marzo, el maestro, que lo era, después de recibir en el 2015 un homenaje de su Universidad, al que se resistió antes y me consta; apretó la mano de María Elena su esposa, para decirse algo así como: “ya déjenme” y más tarde dejó de tener fuerzas, para descansar en paz. De hecho, se casó con ella y con su estudio permanente.

4.- Fue un jurista porque según la célebre Enciclopedia Jurídica Omeba, “es quien profesa la ciencia del Derecho” (…) con él se designa al estudioso del Derecho, en los más variados aspectos científicos, lo cual va mucho más allá de lo que es simplemente un abogado experto en el manejo de artículos y muchas veces en la práctica errónea del derecho. El jurista está por encima de ese tipo de situaciones, el jurista realiza el derecho porque ama la justicia.” .

5.- Él amaba la justicia, él desarrollaba temas en relación a la disciplina penal con pasión. El enseñaba el Derecho Penal, quizás especialmente la penología. Con sencillez autentica fue alumno, con otros, de la primera generación de maestros en Política Criminal de su Universidad. Ejercía la humildad que es la primera condición del conocimiento, saberse -sabernos- limitados, para escalar. Duele su partida, en verdad y mucho. Adiós maestro Juan Manuel, ejemplo de muchos, adiós.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *