Violencia laboral afecta al 26.6 por ciento de las mujeres que trabajan en nuestro país

CDMX 10 de septiembre de 2021.- De acuerdo con el INEGI, en 2020 aproximadamente “dos millones de mujeres padecieron distintas formas de violencia en el último año y “más de 95 mil abandonaron su empleo por intimidación laboral”, expuso el senador Napoleón Gómez Urrutia.

Su señalamiento lo hizo al analizarse en el Senado de la República las distintas manifestaciones de la violencia laboral que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, afectan alrededor del 26.6 por ciento de las mujeres que trabajan.

Esto fue en el marco del Foro virtual “Mujeres: violencia y acoso laborales”, evento al cual convocó la Comisión de Trabajo y Previsión Social, que preside Gómez Urrutia, para dar seguimiento a las medidas impulsadas desde el Senado de la República “con el fin de proteger a quienes sistemáticamente se les han transgredido sus derechos laborales”.

En la inauguración del encuentro, Gómez Urrutia explicó que se trata de visibilizar las distintas manifestaciones de la violencia laboral, lo que permitirá construir propuestas legislativas para erradicar estos flagelos de los espacios de trabajo.

Manifestó que una de las labores que realizan senadoras y senadores es impulsar la ratificación del Convenio 190, de la Organización Internacional del Trabajo, relacionado con la violencia y el acoso en el mundo laboral; instrumento que permitirá la defensa y protección de las mujeres ante este fenómeno.

Las conclusiones del foro serán un insumo para la legislación que busque garantizar espacios seguros, libres de violencia y en igualdad de condiciones para las mujeres.

La senadora Martha Lucía Micher Camarena aseguró que, para reconocer la violencia y el acoso sexual, desde el 2006 se incluyó en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, “la violencia laboral”, como los actos u omisiones en abuso de poder que dañan la autoestima, salud, integridad, libertad y seguridad de la víctima.

La presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género enfatizó que estas violencias están tan arraigadas en el sentido común como conductas normales y “por eso nos ha costado tanto a las feministas que sean reconocidas como hechos de violencia”.

Ello, subrayó, vulnera el derecho humano al trabajo y la salud, contribuye a ensanchar las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres, y acrecienta las condiciones de vulnerabilidad de las mujeres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?