Urgen más varones enfermeros

  • Persiste cuestionamiento de la orientación sexual de los hombres al incorporarse a esta profesión: Rabín Amadeo Martínez Hernánde
  • Francisco Valencia Castillo destacó que hace 20 años “era muy raro encontrar a un varón” en esta actividad

CDMX 27 de agosto de 2021.- De 85 a 90 por ciento del personal de enfermería está compuesto por mujeres, lo cual se explica por la deserción de los hombres en los primeros años de formación y por la percepción generalizada como campo asociado históricamente a ellas, afirmó Rabín Amadeo Martínez Hernández, académico de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia (ENEO) de la UNAM.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México se encuentra por debajo en el número de estos profesionales de la salud con respecto a otras naciones con economías similares a la mexicana, como Chile o Argentina; el promedio por cada mil habitantes es de 8.8 para los países miembros del organismo. Estados Unidos tiene aproximadamente 15; México no llega a tres: 2.9.

Esta evidencia, sostuvo, obliga a plantearse la necesidad de la profesionalización y posterior incorporación de personal de enfermería al sistema nacional de salud, y en particular la formación de enfermeros varones, lo cual puede ayudar a reducir el déficit en el gremio.

En ocasión de la 6ª Feria del Libro de Ciencias de la Salud, Martínez Hernández mencionó que con frecuencia los roles de género han impedido que los varones se incorporen a este tipo de actividades. Aunque históricamente los cuidados estuvieron, por ejemplo, a cargo de los monjes en la Edad Media, con Florence Nightingale se dio una visión moderna y sistematizada de la profesión, donde la mujer quedó con un papel central.
En su exposición “Varones cuidadores, experiencias y percepciones de estudiantes hombres en enfermería. Dos casos de estudio”, el universitario hace una aproximación a cómo viven su trabajo y su identidad masculina, así como las barreras que enfrentan. Es apenas el inicio de una investigación más amplia.

En las entrevistas realizadas a un alumno de primer año y a otro de tercero de la licenciatura en Enfermería, el académico encontró que ambos tuvieron fuerte influencia para ingresar a la carrera: su entrada estuvo mediada por figuras femeninas dentro de la familia y en los dos casos la madre fue sustancial.

Sin embargo, también en el contexto familiar existen resistencias y barreras para que los hombres se inserten en la profesión. Además, de manera general es la segunda opción de carrera, señaló Rabín Martínez Hernández.

Los alumnos, más allá de concebir al cuidado de enfermería como altruista o con tendencias afectivas, lo vinculan a un campo de conocimiento fuertemente articulado con las ciencias de la salud. “Les llama la atención el dinamismo de la profesión, la interacción con las personas y los aspectos técnicos y científicos de la disciplina”.

No obstante, al hombre se le concibe como un sujeto que no está preparado para trabajar con ciertas personas, en particular con mujeres o niños, dada la idea de que los varones tienden a sexualizar los cuerpos. En ese sentido, en la práctica hay una autoexclusión a ciertas actividades.

También existe fuerte cuestionamiento de su orientación sexual al incorporarse a la profesión. “Este es un campo femenino, por el gran número de mujeres que lo ejercen, pero a la vez feminizante, dada la versión estereotipada de la enfermería, altruista o sentimental”, enfatizó.

La visión de la enfermería feminizada desde la perspectiva de los pares masculinos de la familia o conocidos, despoja a estos hombres de ciertos rasgos viriles y los coloca en una jerarquía marginal dentro de la estructura masculina, señaló Martínez Hernández.

Encontró que “la enfermería es un campo donde también se expresa la masculinidad hegemónica; de tal manera puede establecerse que es un campo profesional feminizado, pero donde las estructuras de poder entre hombres prevalecen a partir del orden jerarquizado hegemónico masculino”.

El ámbito de las masculinidades en enfermería es una línea de investigación aún incipiente en nuestro país y en Latinoamérica. Sin embargo, queda claro que la escasa documentación teórica que existe evidencia la invisibilidad del sujeto masculino en un campo históricamente asociado a las mujeres, aseveró Rabín Amadeo Martínez.

En la sesión, Francisco Valencia Castillo, secretario de Vinculación y Extensión de la ENEO, mencionó que la perspectiva e igualdad de género constituyen una política de la Universidad Nacional y, como en otras iniciativas, esta casa de estudios está a la vanguardia en ese tema y otros, como la masculinidad.

La enfermería es una profesión que tradicionalmente han practicado las mujeres; sin embargo, en más de 20 años en la Escuela “he podido constatar cómo el perfil sociodemográfico de los alumnos ha ido modificándose. Entonces era muy raro encontrar a un varón”.

Al cabo de dos décadas, cada vez hay más hombres en la matrícula escolar y el nivel socioeconómico del alumnado se ha elevado, por lo que es común encontrar estudiantes cuyos padres son profesionistas, incluso con posgrado, a diferencia del pasado cuando la mayor parte eran el primer elemento de su núcleo familiar que lograba ingresar a estudios superiores, finalizó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?