Universitarios elaboran papel, membranas y filtros a base de sargazo

0

* Cada año, 20 mil millones de metros cúbicos de esta macroalga mariana arriban al Caribe Mexicano, expuso Rodolfo Silva Casarín

CDMX 7 de enero de 2024.- Para hacer viable el manejo del sargazo, la manera más certera es revalorizarlo y utilizarlo por su gran contenido de celulosa en la elaboración de productos como papel, membranas y filtros, tarea en la cual colabora la UNAM para la sostenibilidad del Caribe mexicano, indicó Rodolfo Silva Casarín, investigador del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM.

El también académico de la Facultad de Ingeniería explicó que realizan diversos prototipos en colaboración con investigadores de la Escuela Nacional de Estudios Superiores Mérida; el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología; el Laboratorio Nacional de Ciencias de la Sostenibilidad del Instituto de Ecología; así como el Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada; y el Instituto de Energías Renovables.

“Parte de lo que ya se tiene diferenciado son membranas capaces de eliminar colorantes típicos de la industria textil; pueden usarse también como filtros para eliminar contaminantes emergentes, en lo referente a medicamentos; y lo que se trabaja aún es cómo tener un sistema de tratamiento de aguas residuales a pequeña escala, aun cuando resulte complejo por el tipo de subsuelo kárstico de la zona del Caribe”, detalló.

Los avances del proyecto fueron reportados en ocasión de la presentación de los Grupos Interdisciplinarios de Investigación del II, en donde Silva Casarín adelantó que se cuenta con las membranas para fabricar desde filtros que pueden servir para agua y aceites hasta para contaminantes emergentes.

Proceso y avances

El también doctor en Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos en la Universidad de Cantabria, España, resaltó: para utilizar el producto marino se requiere su secado a una temperatura de entre 40 y 50 grados, proceso que concluye regularmente en poco más de un día.
El metro cúbico de sargazo tiene 90 por ciento agua y 10 por ciento es parte sólida; completamente seco se convierte en “uno por ciento” del problema, y así es como lo trabajamos, apuntó.

El investigador abundó que cuando le falta oxígeno comienza a descomponerse y el azufre que contiene genera ácido sulfhídrico; además de despedir olores, expulsa materia en putrefacción.

Una vez que llega a la costa se descompone, pero es más problemático cuando lo remueves a tierra. Almacenarlo es una práctica terrible, por eso hay que tomarlo antes de que llegue a la playa cuando todavía sus propiedades son óptimas; se seca, se muele, y dependiendo el uso que tenga se activa con nanopartículas de cobre o de plata, puntualizó.

Según cifras del también integrante del Sistema Nacional de Investigadores y de la American Society of Civil Engineering arriban anualmente 20 mil millones de metros cúbicos al Caribe mexicano, lo que equivaldría a darle la vuelta al planeta con una tubería de 80 centímetros de diámetro.

Es una de las zonas donde tenemos mayor biodiversidad en México. En un área pequeña encontramos praderas de pastos marinos que tienen de vecinos a los arrecifes de coral, playas, lagunas, humedales; para la restauración es necesario tomar en cuenta que el sargazo cambia la composición química y física del agua, por lo que se genera la sustitución de praderas por otro tipo de algas, alertó.

El turismo, continuó, asiste a las blancas playas que son de origen biogénico, que están generadas esencialmente por el tema de corales, praderas de pastos marinos, pero uno de los retos que tenemos es que, en los últimos 25 años, ha sido muy notorio el deterioro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com