Un promedio de 223 muertes al año ocasionan los rayos en México

CDMX 6 de septiembre de 2021.- Según la Organización Mundial de la Salud, en México la mortalidad por rayos es de un promedio de 223 muertes al año. Son muertes que se pueden evitar si uno sabe dónde es seguro refugiarse cuando hay una tormenta eléctrica, asegura Graciela Raga, del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, doctora en ciencias atmosféricas por la Universidad de Washington, Estados Unidos.

Dentro mismo de una nube de tormenta típica, agrega la investigadora de la UNAM, ocurren dos tercios de los rayos. Aunque sólo un tercio cae a tierra, esos son los peligrosos para las personas que están debajo de la tormenta.

El rayo, explica la doctora Raga, es un fenómeno natural que se forma en las nubes que tiene una amplia extensión vertical. Es decir, su base está cerca de la tierra y su tope como a 10 kilómetros por encima de la superficie terrestre.

Los rayos se generan cuando la diferencia de potencial o voltaje entre dos polos de carga dentro de la nube supera un umbral crítico.

Esto ocurre cuando la temperatura y las turbulencias que generan choques entre las gotitas de agua, los cristales de hielo y los embriones de granizo, intervienen en la separación de carga, quedando los cristales con carga positiva y los embriones de granizo con carga negativa. Los movimientos ascendentes dentro de la nube dan como resultado dos polos de carga, que se neutralizan por los rayos.

Las nubes de tormenta, llamadas cumulonimbos, generan rayos no sólo cuando están creciendo y evolucionando, sino también cuando están muriendo.

Una vez que han transcurrido unos 50 minutos de haber llovido, cuando ya no hay movimientos convectivos y la parte superior de la nube se aplana y se ve como un yunque, puede haber descargas que caigan a la tierra desde esas zonas altas de la nube, aunque no haya más lluvia.

230 mexicanos mueren al año, según un estudio sobre la distribución geográfica de las muertes por un rayo en México, realizado por la doctora Raga y colaboradoras entre1979 y 2011.

En ese periodo, dice la investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera, ocurrieron en el país siete mil 300 muertes por rayos.

La doctora Raga nos dice cuando comienza a llover, no hay que estar a descampado. Actividades físicas o juegos a la intemperie deben suspenderse. Al jugar fútbol bajo la lluvia, por ejemplo, la cancha se moja y un rayo puede caer y la carga eléctrica propagarse por el agua y afectar a varios jugadores al mismo tiempo.

Si se está en el campo o en lugares a cielo abierto no hay que refugiarse bajo un árbol, ya que por su altura puede atraer a un rayo.

Se corre menos riesgo al refugiarse en un auto, autobús o edificio. Si eso no es posible, no hay que mantenerse parado, sino agacharse, hacerse bolita y estar a ras del suelo.

No permanecer en cuerpos de agua (mar, lagos, ríos, albercas…). En la noche o al amanecer, pescadores en sus botes, en el mar o en la playa han muerto por un rayo.

En casa, cuando llueve, hay que desconectar aparatos eléctricos y evitar bañarse, ya que las tuberías metálicas también pueden atraer los rayos.

¿Qué nos hace un rayo? Cuando uno alcanza a una persona, le causa paro cardíaco y paro respiratorio, así como quemaduras en la piel y lesiones en los oídos, ojos, pulmones y huesos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?