Un PAN sin liderazgos, sin más opción que retornar al pasado

José Luis Camacho Acevedo

El panismo “moralmente derrotado” se encuentra desesperado por retomar el camino y regresar a ser la oposición que alguna vez fueron, justo antes de llegar al poder y ganar dos veces consecutivas la presidencia, ya que desde el pésimo mandato de Felipe Caderón, todo ha ido cuesta abajo.

Seamos realistas, después Calderón no ha podido surgir ninguna figura relevante capaz de competir con el presidente Andrés Manuel López Obrador, y no les ha quedado más remedio que reciclar al expresidente Vicente Fox, sí ese que una y otra vez los ha traicionado para apoyar al PRI.

El PAN se ha quedado sin liderazgos que consigan atraer la simpatía de la ciudadanía. El actual dirigente nacional, Marko Cortés Mendoza, es un personaje triste y gris, quien ha sido señalado por parte de la militancia blanquiazul, como un líder que sólo piensa en intereses particulares, con actuación cerrada, mezquina y mediocre.

El resultado de su pobre gestión ha quedado en evidencia con los resultados de las últimas elecciones, sus continuas derrotas en San Lázaro y la imposibilidad de articularse como una oposición seria.  

Tan desesperados están algunos panistas que están comenzando a olvidar sus desencuentros; hace unos días, los acérrimos rivales políticos Gustavo Madero y Ricardo Anaya se reunieron para hablar sobre el retorno del queretano a la vida partidista con miras al 2021.

Hace apenas unos meses, Madero declaraba que se arrepentía de haber apostado por Anaya, pero justificaba su apoyo de esta manera: “Él no era el proyecto, él era un instrumento, el mejor que teníamos. Yo no veía a otro, la neta no veía otro, y le construimos todo el andamiaje”.

Asimismo, la semana pasada circulaba la versión de que un grupo de notables del PAN, analizaba la posibilidad de regresar a Vicente Fox para dar un señal de fortaleza, la cual fue confirmado en su celebración de 80 años de fundación, en donde Marko Cortés le dio la “bienvenida” al impresentable Fox.

Sí, quieren de regreso a ese personaje que los abandonó en 2012, para apoyar el proyecto del priista Enrique Peña Nieto, quien pidió un voto útil para derrotar a López Obrador. Un personaje tan grotesco por imbécil, torpe y ridículo al escribir, quien además desaprovechó en su momento el enorme capital político con el cual contaba para realmente marcar un diferencia.

En su retorno, Fox exhortó a todas las fuerzas políticas de oposición y a la ciudadanía, a conformar un frente nacional contra el presidente Andrés Manuel López Obrador, al que calificó como un “mesías” que “miente y engaña”, tras llamar a “darle en la madre a la Cuarta Transformación”.

Podría sonar ridículo pensar que Vicente Fox podría ser capaz de articular y conformar finalmente una oposición. Para muchos simpatizantes de AMLO, el llamado de Fox es un grito a oídos sordos, una amenaza chocarrera y una posibilidad incierta.

Sin embargo, como bien analiza el periodista Álvaro Delgado: “en una de esas Vicente Fox logra reagrupar a la derecha —y otra vez el voto útil— ante la incapacidad de la izquierda para darle eficacia a un proyecto de gobierno federal, estatales, municipales, así como en el Congreso, autollamada Cuarta Transformación”.

Ejemplos de que eso pudiera llegar a suceder tenemos muchos, ahí esta Donald Trump en Estados Unidos, Boris Johnson en Gran Bretaña y Jair Bolsonaro en Brasil. Así que no suena tan descabellado.

Por su parte, el otro presidente que el panismo ha llevado al poder, hoy en día no es capaz ni de convocar a 300 personas, por ello, la asamblea distrital constitutiva de “México Libre”, que se llevó a cabo en Puerto Vallarta, tuvo falta de quórum y fue cancelada. La realidad estrella.

En tiempo real

1.- Gran indignación surge dentro de la comunidad científica, debido a las supuestas represalias contra las voces críticas de las políticas obradoristas en materia de ciencia.

Al estilo represor del PRI de la década de los sesentas, el científico Antonio Lazcano fue destituido de la Comisión Dictaminadora del Sistema Nacional de Investigadores. Se trata de una de las voces críticas más visibles de la comunidad científica mexicana.

En días pasados, Lazcano cuestionó el nombramiento de Mario de Leo como director general del Sistema Nacional de Investigadores, pues aseguró que nunca ha dirigido tesis de posgrado, que posee un conocimiento superficial de los mecanismos de evaluación del trabajo académico, y que finalmente ni siquiera pertenece al SIN.

Un día antes de la destitución, María Elena Álvarez-Buylla, directora general del Conacyt, publicó una carta en la revista Science, como respuesta a las “imprecisiones” de Antonio Lazcano en un artículo editorial donde el biólogo cuestionó, entre otras cosas, el presupuesto asignado a la ciencia por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, así como la reducción de becas para investigadores.

30 de Julio de 2018.-Elena Álvarez Buylla, propuesta por Amlo para directora del Conacyt, en la entrevista con Proceso, Ciudad de México.Foto:Benjamin Flores/ Proceso

2.- ¿Sin en su texto, Pedro Salmerón hubiera omitido el adjetivo “valientes”, la molestia habría sido por el nacionalismo industrial de Eugenio Garza Sada?. Conste que es pregunta, ante la desproporcionada reacción de la derecha mexicana, que finalmente lo orilló a renunciar ante el acoso brutal que sufrió en redes sociales.

Horas después de publicar en Twitter una carta de cuatro páginas dirigida al Presidente de la República -y no a su jefa, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto-, Salmerón escribió el sábado pasado en esa red social: “No se adelanten. No he renunciado a la Dirección General del @INHERM, solamente la he ‘puesto sobre la mesa’. Gracias por preguntar”.

Ayer, este último tuit ya no aparece en su cuenta. Sólo está la carta de renuncia a su cargo.

Esperemos que hoy finalmente se defina el tema, no obstante de consumarse la renuncia o destitución, se enviaría un grave mensaje de censura a libertad de expresión, y además sería una clara victoria para la derecha.

3.- A pesar de la reducción en los presupuestos a la radio pública y universitaria, de tener que competir con los gigantes de la comunicación y aunque perdió cerca de 130,000 oyentes en hogares en la Ciudad de México entre agosto de 2018 y agosto de 2019, aumentó su presencia en los autos en más de 94,000 escuchas.

Lo anterior es una muestra de que su oferta programática resulta atractiva para los radioescuchas y de ahí que cinco emisoras de ese tipo se encuentran entre las 30 estaciones más escuchadas de toda la CDMX, afirma Nicolás Lucas en una nota publicada por el diario El Economista.

Además, es difícil creer que los medios públicos —sobre todo el Imer, Radio Educación, Radio UNAM e Ibero 90.9—, sufren bajas de audiencia por su calidad de contenidos, aún cuando mantienen transmisiones en vivo las 24 horas del día. Mientras que muchas radios comerciales han dejado de hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?