SJCN, en la búsqueda de incrementar la cantidad de votos leales a proyectos de la 4T

José Luis Camacho Acevedo

Algunas de las reformas emblemáticas para el mandato de Andrés Manuel López Obrador han sufrido duros reveses por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), al contar con un gran respaldo ciudadano que le permitió tener la mayoría del Congreso de la Unión, este fue el único poder que ha fungido como contrapeso durante la primera mitad de su gobierno.

López Obrador ha encontrado resistencia en la SCJN, anularon sus medidas introducidas por la Secretaría de Energía para proteger la generación estatal de electricidad, frenaron la Reforma Eléctrica, concedió una suspensión al INE para que se permita a sus altos funcionarios seguir ganando salarios superiores a los del presidente, así como la cuestionada Ley Zaldívar, entre otros reveses.

Hechos que han molestado mucho presidente López Obrador y así lo ha manifestado por medio de sus conferencias mañaneras y las cartas que envió a la Suprema Corte por el juez potosino que frenó la Reforma Eléctrica:

“Así como respeto y respetaré siempre la aplicación del derecho de amparo y la independencia del Poder Judicial, ejerceré también a plenitud mis facultades como presidente y mis libertades como ciudadano y no callaré ante el pillaje y la injustica”, manifestó en dicha misiva.

Ahora llegó la cuarta y última oportunidad para que López Obrador propusiera una nueva terna para sustituir al ministro de la Corte, Fernando Franco, quien pasará a situación de retiro el próximo 12 de diciembre.

La terna está integrada por Bernardo Bátiz, Eva Verónica de Gyvés y Loretta Ortiz, quienes son actualmente integrantes del Consejo de la Judicatura Federal y que se caracterizan por su cercanía con el presidente y el apoyo que le han dado en distintos momentos de su carrera política.

Lo más probable es que López Obrador ya tenga definido al candidato o candidata que le gustaría como ministro y tratará de impulsarlo en el Senado para llegar al pleno del órgano judicial, para lo cual necesitan dos terceras partes de los votos, las cuales actualmente no tienen, entonces nuevamente tendrá que entrar al quite en la negociación Ricardo Monreal.

Finalmente, resulta ocioso e ingenuo pensar que AMLO iba a proponer perfiles detractores, cuando todos sus antecesores han seleccionado personajes cercanos a su ideología, quienes señalan parecen olvidar que de eso precisamente se trata un cambio de régimen y por eso votaron la mayoría de los mexicanos.

Aunque es importante destacar que la elección del próximo integrante de la  SCJN deberá centrarse en velar por cuidar la autonomía e independencia del Poder Judicial, más que en afinidades políticas que sumen lealtades al presidente para dar salida a los temas y legislaciones que su gobierno impulsa, por ello se tendría que privilegiar la trayectoria jurista de los propuestos, así como el reconocimiento que tenían de la comunidad de abogados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?