Sin la mujer, la humanidad está sola: Papa Francisco

INTERÉS GENERAL

Ciudad del Vaticano 13 de mayo de 2023.- “La identidad antropológica de la mujer está en peligro”, advirtió el Papa Francisco al dirigirse a la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas, la UMOFC, este sábado 13 de mayo en el Vaticano.

Al Recibir a las mujeres que participarán en la Asamblea General en Asís la próxima semana, el Santo Padre afirmó que la identidad de la mujer es usada, “instrumentalizada” como argumento de contiendas políticas y de ideologías culturales que “ignoran la belleza con la que ha sido creada”, y subrayó la necesidad de “valorar más su capacidad de relación y de donación”.

Es importante, para Francisco, recuperar los elementos antropológicos que caracterizan la identidad humana y con ella, “la de la mujer y su rol en la familia y en la sociedad, que no deja de ser un corazón latente”.

“Si queremos saber qué es la humanidad sin la mujer, qué es el hombre sin la mujer, lo tenemos en la primera página de la Biblia: es soledad. El hombre sin la mujer está solo. La humanidad sin la mujer está sola. Una cultura sin la mujer está sola. Donde no está la mujer, hay soledad, soledad árida que genera tristeza, y toda clase de daño a la humanidad. Donde no está la mujer, hay soledad.”

A las mujeres miembros de la UMOFC el Papa les habló también de la necesidad urgente de encontrar la Paz en el mundo, una paz “que inicia en el interior del corazón”. “Tenemos un corazón enfermo, lacerado por la división del odio y del rencor”, lamentó Francisco, que, más adelante en su discurso, y en el día en que se celebra la memoria de las apariciones de la Virgen María a los pastorcitos de Fátima, se dice “muy triste”, porque precisamente en el país donde apareció la Virgen “se promulga una ley para matar”. Así les habla de María, “modelo de mujer por excelencia”, del don de la maternidad y de la tarea de “cuidar a los hijos en la Iglesia”:

“María les enseña a generar vida y a protegerla siempre, relacionándose con los demás desde la ternura y la compasión, y conjugando tres lenguajes: el de la mente, el del corazón y el de las manos, que tienen que ser coordinados: lo que piensa la cabeza lo sienta el corazón y lo hagan las manos, lo que siente el corazón esté en armonía con lo que se piense en la cabeza y hacen las manos, lo que hacen las manos tengan armonía con lo que se siente y lo que se piensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *