Guanajuato, Gto., agosto 19 de 2019.- Una vez más quedó de manifiesto que en el congreso del estado no existe control alguno para sacar los vehículos oficiales e ir a emborracharse en ellos, como lo hicieron el viernes Santiago Irusteta Gallego y José Eduardo Rostro Hernández.

De estos hechos se enteró el secretario general del congreso, Ricardo Narváez Martínez, porque fue autoridades municipales “pescaron” a los dos durante el operativo alcoholímetro. Si eso no hubiese ocurrido, ni cuenta se habría dado.

Santiago Irusteta, quien era analista parlamentario, ya fue despedido porque era quien conducía el automóvil. José Eduardo, director del Instituto de Investigaciones legislativas, tenía asignada la unidad. Está sujeto a lo que decida la contraloría interna del congreso.

La semana pasada Eduardo Esaú Landeros fue despedido porque el viernes 9 del presente mes se llevó un vehículo oficial y en la madrugada del sábado fue detenido en él por conducir en estado de ebriedad.

Sobre esos hechos el director administrativo, Omar Mares, dijo hay lineamientos para evitar la salida de las unidades oficiales y afirmó que para que no volviera presentarse una situación como esa habría más control.

Hoy Ricardo Narváez manifestó: “esto sí lo quiero dejar muy claro, me genera mucha enojo, molestia y malestar porque todos los servidores públicos tenemos una responsabilidad, es muy clara, que tenemos un bien mayor que es la ciudadanía y los ciudadanos no pueden merecer servidores públicos que demos esta imagen y que demos estos resultados.”

Para que ingrese cualquier ciudadano al congreso hay mucho control por parte de elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado y guardias privados, pero todo indica que no sucede lo mismo con la salida de los vehículos oficiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.