Se espera aumento del 20 por ciento de trastornos mentales graves a causa de COVID-19

Madrid, España., 19 de septiembre de 2021.- La mente ha sido otra de las grandes afectadas por la pandemia. En los próximos años se espera un incremento del 20% de los trastornos mentales graves, otra “futura pandemia” de la que ya ha alertado la OMS.

En las personas que tuvieron covid-19, y sobre todo en los que ingresaron en Unidades de cuidados intensivos (UCI), se constata ahora un aumento de la patología mental.

“Tienen una mayor repercusión cerebral y, por tanto, psiquiátrica, que las personas que ingresan en la UCI por otras patologías: deterioro cognitivo y de respuesta emocional, distintas en cada caso”.

Así lo informó Celso Arango, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y jefe del Servicio de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid, en cuyo hospital se ha organizado una Unidad Covid post-UCI para estudiar su repercusión.

Se empieza también a estudiar el síndrome post-covid: personas que han negativizado la infección desde hace mucho tiempo –por lo que no sería un efecto directo del virus-, pero “que se quedan incapaces de sentir placer, apáticos, pasivos , lo que obliga a un importante diagnóstico diferencial con un cuadro depresivo”.

Entre los profesionales sanitarios, aparece un nuevo fenómeno que se suma a los cuatro síntomas previos clásicos (estrés postraumático, ansiedad, depresión e insomnio): la desmoralización o indefensión aprendida, basado en que si una persona, haga lo que haga, comprueba que todo sigue igual y que no depende de él, tira la toalla”.

Hay además numerosos y graves efectos colaterales entre la población general y más concretamente entre familiares de primer grado de fallecidos por covid-19  en los que el duelo complejo –que habitualmente es del 2%- se está disparando hasta un 25%, lo que “puede desembocar posteriormente en algún tipo de patología psiquiátrica”. Otra eclosión alarmante, que se observa en toda Europa, afecta a adolescentes, entre los que “se están viendo más ideaciones e intentos de suicidio y de trastornos de la conducta alimentaria”.

En pacientes con trastornos mentales previos, la posibilidad de contagio y de complicaciones, incluida la muerte, se duplica en caso de contraer la covid-19, fenómeno por el que los psiquiatras piden que este grupo sea prioritario para la vacunación.

La preocupación se extrema porque este tipo de secuelas, en todos los grupos afectados, podría precipitar algún tipo de enfermedad mental que aún no se había manifestado.

“Estas secuelas pueden ser un factor precipitante en personas especialmente vulnerables. El contexto covid-19 puede ser “la última gota que colma el vaso”, lo que subraya la necesidad de “gestionar recursos y reforzar los servicios, articulando un nuevo sistema de salud mental”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?