Roma, cuna del turismo higiénico; Galeno, el primer turista científico

Parte 2

* Las 7 maravillas del mundo antiguo, poderosos atractivos turísticos

Los romanos desarrollaron el turismo  higiénico, ahora llamados SPA (Salute Per Agua) y así fueron populares las aguas termales y  medicinales de Lipari y Sicilia en Europa, Magnesia en Asia Menor, Emaús en Galilea, al mismo tiempo comenzaron a explotar en la Galia, Francia, fuentes  hídricas, como las de Vichy, Plombieres, Vittel, Mont Dore y Lourdes.

Entre los romanos se llevó a cabo la costumbre, de que los personajes importantes pasaran temporadas en Villas de recreo o vacacionales, lejos de su residencia habitual; los pudientes y los investigadores viajaban y en esa época fueron poderosos atractivos turísticos, las 7 maravillas de la antigüedad:

Las Pirámides de Egipto

Los Jardines y Murallas de Babilonia

El Sepulcro de Mausoleo, en Halicarnaso

El Templo de Diana, en Éfeso

La Estatua de Júpiter Olímpico, en Fidas

El Coloso de Rodas

El Faro de Alejandría.

Actualmente, y resultado de un concurso internacional, realizado por la empresa privada New Open World; el 07.07.07 (el siete de julio del dos mil siete) en Lisboa Portugal, se dieron a conocer las siete nuevas maravillas del mundo seleccionadas.

Chichén Itzá. México

El Coliseo de Roma. Italia

Cristo Redentor. Brasil

La Gran Muralla China. China

Machu Picchu. Cuzco, Perú

Petra. Jordania

El Taj Mahal. Agra, India.

Y ante el reclamo del gobierno egipcio, la gran pirámide de Guiza, en el Cairo, fue nombrada la octava maravilla honoraria, por ser la única de las siete maravillas del mundo antiguo que permanecen de pie.

Aparecen también los primeros Guías de Turistas, y desde entonces eran como los de hoy, de palabra fácil y lenguaje dicharachero. Pausanias los definía así: “Estos hombres saben perfectamente que lo que cuentan a sus embobados oyentes, no es verdadero, sin embargo, lo cuentan sabedores que resulta sumamente difícil probarles sus falsedades, que, por otra parte, no carecen de ingenio.”

Siguiendo la tradición Homérica, surgen en Roma los escritores descriptivos de viajes, como Descripción de Grecia, de Pausanias; Maravillas de Sicilia, de Nimiodoro de Siracusa; y la Tabla de Peutinguer, el itinerario de viajes más completo de la antigüedad.

Viajero original en plan de estudios, el primer turista científico fue el Médico Galeno, quien hizo grandes recorridos desde su ciudad natal Pérgamo, por Esmirna, Corinto, Alejandría, Roma, Palestina, Jericó, Tracia y Macedonia.

Para los viajeros oficiales, el Estado Romano, contaba con todo el aparato turístico necesario, como coches, animales, conductores, puestos de cambio de bestias y albergues. Viajes famosos de funcionarios fueron los que hicieron Tiberio, Nerón Claudio Drusso de Roma a Germanía dónde su hermano se encontraba enfermo, recorriendo 600 kilómetros en un día, y el de César, de Roma a Ródano en 8 días, y otro de Roma a Andalucía en 27 días.

Cartago, la sucesora de los fenicios en el dominio de los mares, fue hábil en construir colonias militares en las costas para asegurar sus rutas marítimas y mantuvo la supremacía en el Mediterráneo, hasta que sus flotas cayeron ante el empuje de las escuadras romanas.

La invención de la rueda fue uno de los factores decisivos para el incremento de las migraciones, y comienza el hombre a moverse en carros primitivos, en Asiria y Egipto, el caballo fue imprescindible para cabalgar o para tirar los carros de transporte de carga, pasajeros o soldados, o bien para fines deportivos como las veloces cuadrigas romanas que corrían en las olimpiadas, se utilizó también la mula y el asno para terrenos abruptos.

En Asia y África, antes de que llegara el hombre europeo, los nativos ya estaban familiarizados con el elefante como medio de transporte y carga, y en la India era el avestruz.

Para la transportación fluvial y marítima, primero fue la balsa, luego la canoa y la piragua, y posteriormente las embarcaciones de vela y remo, los fenicios se distinguieron con sus rápidos bajeles y los romanos con sus trirremes.

Las cruzadas, la primera organizada por Pedro el Ermitaño, en 1095, hasta la última en 1270 fueron grandes migraciones bélicas religiosas que tuvieron como fin recuperar la Tierra Santa caída en poder de los musulmanes, no lograron su propósito, pero en Las cruzadas, la primera organizada por Pedro el Ermitaño, en 1095, hasta la última en 1270 fueron grandes migraciones bélicas religiosas que tuvieron como fin recuperar la Tierra Santa caída en poder de los musulmanes, no lograron su propósito, pero en cambio dieron a conocer pueblos lejanos y costumbres extranjeras en Europa, abrieron nuevas vías comerciales y trajeron innovaciones técnicas que mejoraron la producción, el occidente conoció el lino, la seda, el ciruelo y la caña de azúcar.

La contrición religiosa que operó en la edad media obligó a la limitación de las actividades, la ciencia se refugió en los conventos, y aunque la meditación y el estudio se tradujeron en avanzadas teorías, faltaba la práctica para comprobarlas, es el renacimiento cuando el mundo se desborda, florecen las artes en Italia, España y Portugal se lanzan a los mares, y se renueva el espíritu aventurero contenido durante el medievo, salvo raras excepciones como la de Marco Polo, quien viajó por el Cipango y el Catay, o el imaginario personaje Don Quijote de la Mancha, que sale en busca de aventuras mientras su autor se consume en la quietud de una humilde buhardilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?