Reyes el buen juzgador

José Luis Camacho Acevedo

Pocos minutos antes de mi participación con Ciro Gómez Leyva el pasado viernes, tuve la oportunidad de conversar con el nuevo titular del Tribunal Electoral.

Jamás lo había tratado personalmente.

Pero recordé el gran texto de Cortázar:

Pero ese día había leído la Rayuela del diario la Jornada que decía prejuiciosamente lo siguiente Julio Cortázar

Periódico La Jornada
Sábado 8 de junio de 2013, p. 5

Impronta, parteaguas, icono, referente, piedra de toque, son expresiones que se pueden sumar a los miles que se han juntado en el avión (como se denomina en México) a ese navío imaginario, esa rayuela, ese juego que se baila de a saltitos sobre un solo pie, arrojando un tacón de zapato y luego alcanzarlo con un plié forzado, ese artefacto de la mente que nos fue incorporado a la educación sentimental hace medio siglo exactamente.

El mundo celebra los 50 años de la aparición de Rayuela, de Julio Cortázar. Alfaguara pone a circular una edición conmemorativa.

Y todo me vino a la mente porque ahora Rayuela (3 de septiembre 2021) sobre el nombramiento del magistrado Reyes dice: que:

El tribunal de la ‘‘venganza’’ y la ‘‘impunidad’’, conocido como TEPJF, pagó a un panista sus servicios y lo hizo presidente.

¿Me pregunto cuál ese tribunal de la impunidad y la venganza?

Muy importantes procesos le esperan al magistrado Reyes de estas fechas a asedadas elecciones presidenciales del 2024.

Por lo pronto mi voto de confianza al nuevo jugador y una reflexión del doctoren derecho electoral Camacho Vargas:

“Es importante aclarar que los dos órganos del Estado mexicano que tienen la responsabilidad electoral en nuestro país son de naturaleza distinta.

Por un lado, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de acuerdo al artículo 94 constitucional es uno de los depositarios del Poder Judicial, junto con la Suprema Corte de Justicia, con los plenos regionales, con los tribunales colegiados de apelación, con los tribunales colegiados de circuito y con los tribunales de distrito.

Por el otro lado se encuentra el Instituto Nación Electoral que tiene su fundamento en el artículo 41 de nuestra Constitución y que lo describe como un órgano constitucionalmente autónomo que tiene la responsabilidad de organizar, vigilar y llevar a buen puerto los procesos electorales en nuestro país. Aunque son órganos distintos ambos tienen el objetivo fundamental de dar certeza a la voluntad popular que se expresa mediante el sufragio en las jornadas electorales.”

A reflexionar nos llaman.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?