José Luis Camacho Acevedo.

El país salió avante del reto que implicaba, económica y operativamente, el pasar un día sin mujeres trabajando.

Y de ninguna manera porque ello implique el hecho de que sin mujeres en acción, sea en un trabajo de hogar o de cualquier otro tipo, nuestra nación puede funcionar sin su participación de manera normal.

Pero pensar que México, un país con un fuerte y arraigado presidencialismo, pudiera caminar normalmente en su conducción política teniendo a un primer mandatario en cuarentena, es algo impensable por lo grave que sería en la medida en que las crisis se tornaran incontrolables.

El ya inefable Doctor Hugo López-Gatell Ramírez se atrevió a decir que López Obrador era resistente al contagio del Coronavirus por su “fuerza moral”.

¡Uff y recontrauff!

Y aún más, el hablantín galeno se atrevió a sugerir que sería bueno que el presidente López Obrador se contagiará de Coronavirus, porque a pesar de tener más de 60 años, tiene una excelente salud, lo que no dudamos, para que en 15 días superara la crisis y quedara entonces inmune.

Semejante despropósito del verborreador de López-Gatell, el de que México, un país presidencialista por excelencia, estuviera 15 días con un presidente confinado, lisamente sería tan catastrófico como la misma Pandemia.

En Estados Unidos, Donald Trump ya anunció el cambio de formato en sus conferencias de prensa.

Pondrá medidas preventivas de distancias pertinentes entre reportero y reportero, así como la duración de las conferencias que serán, evidentemente, más cortas.

Ayer, la Bolsa de Valores volvió a desplomarse, el precio del petróleo sigue en caída libre y la paridad peso-dólar llegó a rebasar en momentos los 23 pesos por cada billete verde.

Un panorama como el anterior solamente puede ser atendido, y desde luego funcionando como convocante de funcionarios del ámbito económico, de las cúpulas empresariales y de grupos privados de la banca, el presidente de la República.

En México solamente quien detente la banda presidencial tiene esa capacidad de convocatoria y conducción.

Por seguridad nacional el presidente López Obrador debe suspender a la brevedad sus giras por el interior del país para evitar todo riesgo de contagio.

Y por la misma razón debe cambiarse el formato de las conferencias mañaneras, que son un hacinamiento de periodistas y pseudoperiodistas altamente riesgoso ante la presencia de la Pandemia que en menos de 10 días entrará definitiva e inevitablemente en su Fase 2.

Hay que atender las señales que llegan de Italia y España, países que por no atender las recomendaciones sanitarias a las que obliga la presencia del Covid-19, hoy se encuentran paralizada la primera y casi en iguales circunstancias la segunda.

López-Gatell puede darse la permisividad de ser imprudente en sus declaraciones porque es solamente un empleado de López Obrador que puede ser prescindible en cualquier momento.

Pero el país, ante las contingencias que vive, no puede excluir al primer mandatario como cabeza de un barco en peligro de naufragar.

EN TIEMPO REAL.

1.- Con fuerza se intensifica la versión de que el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, puede pasar en cualquier momento a ocupar la titularidad de la Secretaría de Energía.

Y desde ese lugar buscar el sustituto de Octavio Romero Oropeza en Pemex; y poner en orden al disperso de Manuel Bartlett al frente de la CFE.

2.- La tarde de ayer lunes, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, culpó a las autoridades mexicanas por permitir que 12 casos confirmados de coronavirus Covid-19 estén circulando abordo de un avión.

La aerolínea Avianca canceló el vuelo. No obstante, el canciller Marcelo Ebrard aseguró que esto se debió al cierre de los aeropuertos en El Salvador y cuestionó al mandatario salvadoreño sobre la identidad de los 12 supuestos pasajeros con Covid 19.

La duda es razonable, ¿Cuál es la fuente que tiene Bukele para afirmar tal cosa? Ya que incluso tildó a las autoridades mexicanas de irresponsables.

Esto es algo que Nayib tiene que aclarar.

3.- La SEP que dirige Esteban Moctezuma ya tiene lista las medidas de prevención para los siguientes 4 días en los estados que aún tendrán clases, antes del adelanto de las “vacaciones” de Semana Santa el próximo 20 de marzo.

Los padres deberán presentar un documento firmado en donde bajo protesta de decir verdad, informen que el estudiante se encuentra en buenas condiciones de salud e higiene. Los maestros serán los encargados de verificar que la información sea verídica.

Son al menos siete las entidades que decidieron adelantar la suspensión para este martes, uno de ellos Guanajuato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *