Plural de latinismos

En nuestra sociedad, aún solemos recurrir a muchas palabras de origen latino. Me refiero a voces como memorándum, currículum vítae, pódium, simpósium, campus, etc. En todas ellas, hay francas dudas en su plural.  He escuchado en oficinas, decir *memorándums, *memorándumes, *memoranda o, incluso, *memos, para referirse a varios memorándum (por ejemplificar al caso más común).

Los latinismos es un tema escurridizo, porque muchas de ellas no llegaron a nuestro idioma del latín.  *Simpósium, por ejemplo, nos llega del inglés del inglés symposium. En español su grafía debe ser simposio, pero hay quienes lo enuncian en forma latina, que es totalmente inexistente en el Diccionario. Lo mismo pasa con campus (también del inglés). De las 18 acepciones de la palabra campo, ninguna corresponde al «Conjunto de terrenos y edificios pertenecientes a una universidad», por lo que no es válido decir el «campo universitario».

Como primer aspecto, aunque sean de origen latino, no están ya escritas en latín vocablos como memorándum y currículum; han sido castellanizadas. Prueba de ello es la tilde. El latín, carece de él. De ahí que sea un error pluralizarlas con las reglas del latín. Es decir, es inapropiado asegurar que el plural es «memoranda», «curricula», «simposia», etc.

De tomar ese criterio –pluralizar con base en su origen–, entonces deberíamos aprender a hacerlo no solo en latín, sino en los idiomas de origen de todas las palabras que han enriquecido nuestro lengua. Por ejemplo, recurrir al japonés para escribir en plural «tsunami», o al náhuatl para «aguacate», o al árabe para «almohada». Por tanto, aplicar esa lógica llevaría a infinidad de reglas para el plural.

Por otro lado, en términos generales las academias de la Lengua desaconsejan el uso de latinismos. Es decir, es preferible usar anexo, en vez de *addendum (que significa añadir, agregar algo).

Por ello, se recomiendan las voces modernas para esos vocablos latinos: memorando, currículo, podio y simposio. Ahora, si es cultura de una oficina usar esas palabras antiguas, entonces su grafía en plural será idéntica al singular. Me refiero a que debe decirse «los memorándum», «los currículum vítae», «los pódium», «los simposios».

Desde luego, hay voces procedentes del inglés incorporadas al español que se pluralizan solo con una s, como déficit / déficits; hábitat / hábitats. Pero eso no aplica en las de origen latino.

Ahora, si se han modernizado los latinismos, entonces simplemente se debe aplicar la regla del plural: memorando / memorandos; currículo / currículos; podio / podios; simposio/simposios. La mayoría de palabras latinas finalizadas en –um y en –us, evolucionaron a la terminación –o (como en referéndum / referendo; eucaliptus / eucalipto). Caso excepcional es campus que no se ha modernizado, mantiene su grafía latina y por terminar en S se enuncia idéntico en singular y en plural: «Gracias a los diversos campus, el acceso a la educación superior se ha ampliado».

Finalmente, las palabras que no están en español se deben escribir en cursiva o itálica. Como estas voces ya están en el diccionario, deben mantener la misma tipografía que el resto del texto.

sorianovalencia@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?