Para capturar a “Otoniel” participaron 150 policías, 500 elementos del ejército y 22 helicópteros

BBC Mundo. – Para capturar al hombre más buscado de Colombia fueron necesarios 150 policías de inteligencia, 500 miembros del ejército, 22 helicópteros, la cooperación de agencias de inteligencia de Estados Unidos y Reino Unido y un policía muerto.

Dairo Antonio Úsuga David, mejor conocido por su alias «Otoniel», fue aprendido el sábado en un cambuche cubierto con una carpa de camuflaje en el Cerro de Yokí, cerca de la población de Necoclí, departamento de Antioquia, al noroccidente de Colombia.

Por su captura se ofrecían dos recompensas: US$800.000 del gobierno de Colombia y US$5 millones de EE.UU., que hoy espera su extradición para juzgarlo por delitos de narcotráfico.

Pero Otoniel, de 50 años, no es sólo un poderoso narcotraficante, jefe del temido Clan del Golfo, que hoy controla cerca de 300 municipios del país (25% del total), sino que además es autor de masacres, desplazamientos, secuestros y acusado de pedofilia.

Mientras el gobierno de Colombia celebra su captura y el presidente Iván Duque la califica como «el golpe más duro que se le ha propinado al narcotráfico en este siglo en nuestro país» y un golpe que «marca el final del Clan del Golfo», surgen dos preguntas:

¿La captura de Otoniel significa realmente el fin del Clan del Golfo, máximo responsable hoy de la exportación de cocaína desde Colombia? ¿Traerá su extradición justicia para sus miles de víctimas?

«Yo creo que el gobierno y las autoridades policiales tienen razón en celebrar una operación que a todas luces demuestra una capacidad de inteligencia, una capacidad de monitoreo, una persistencia en la lucha contra este criminal y su organización», le dice a BBC Mundo Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Análisis, una consultora de riesgos políticos y de seguridad que opera en Colombia.

«La captura del criminal más buscado del país por los últimos 10 años es un éxito por donde se le mire», agrega.

Pero Guzmán no cree que la captura de Otoniel signifique necesariamente el fin del Clan del Golfo y mucho menos del narcotráfico en Colombia.

«El mercado de la droga funciona en un mercado internacional donde oferta y demanda juegan un papel determinante, en donde el precio de la cocaína, por más elevado que sea, no hace que los consumidores dejen de buscarla como una droga recreativa y de ocio y que eso a su vez alimente la oferta en lugares en donde el Estado no solo no llega, sino que no provee alternativas sostenibles que puedan competir con el porvenir o las plusvalías que el negocio del narcotráfico sí lo hace», explica Guzmán.

«Desde el punto de vista meramente económico, la captura de Otoniel no es tan significativa por los efectos que tendrá sobre el narcotráfico como tal».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?