Noticias de la hacienda de beneficio y templo de Pardo en Guanajuato

José Eduardo Vidaurri Aréchiga

Cronista municipal de Guanajuato

Una de las referencias documentales más antiguas que se han localizado en torno a la hacienda de beneficio de Nuestra Señora de Guadalupe de Pardo, data del año 1726 y es un documento testamentario en el que don José Pardo de Berastegui, Alguacil Mayor y Regidor Capitular de la Villa de Santa Fe y natural de ella, hijo legítimo del regidor José González Pardo de Moscoso y de doña María Berastegui.

Don José Pardo declaraba ser casado con doña Matiana de Gómez y dejó dicho que no tuvieron hijos,  declaraba también, no tener más bienes que deudas con sus hermanos: a Juan Pardo Berastegui le debía $200, a Domingo Pardo otros $200, a los herederos de su hermano Pelayo Pardo otros $125 que al parecer fueron quienes le ayudaron con ese dinero para obtener el oficio de Alguacil Mayor, funcionario que era responsable de hacer cumplir los acuerdos del cabildo, perseguir los juegos de azar, hacer ronda por la Villa y ejecutar las detenciones.

En el testamento, de fecha 21 de abril de 1726, no se describen sus bienes y tampoco lo firmó debido al grave estado en que se encontraba. La información hasta ahora parecería poco relevante pero nos da noticias de la familia Pardo que se van complementando con documentación de carácter similar.

26 años después, el 23 de febrero de 1752, en el testamento de doña Ana Pardo de Berastegui, hermana de don José, el del testamento anterior, declaró ella que está casada con el General Fernando Velazco Duque de Estrada que fue Alcalde Mayor de Guanajuato con quien tuvo por hijos a Joaquín de Velazco Duque de Estrada que fue también Alguacil Mayor y Regidor Capitular del Ayuntamiento de Guanjuato, a doña María Ana de Velazco Duque de Estrada y a don Hernando  de Velazco Duque de Estrada.

En el testamento también declaró que era dueña, en entero dominio, posesión y propiedad, de dos terceras partes del valor de la hacienda de beneficio de sacar plata por azogue, nombrada Nuestra Señora de Guadalupe conocida por la razón de Pardo.

La proporción de la propiedad venía, en una parte, por herencia de su hermano Domingo Pardo, la otra como heredera de su hermana  doña María Pardo  y la tercera, supongo que por ser la parte proporcional que le correspondía de la herencia. Pero es solamente una suposición no una afirmación.

En 1754 el Papa Benedicto XIV nombró a la Virgen de Guadalupe patrona de México y le concedió su misa y su fiesta el 12 de diciembre por lo que ese año se celebró a la guadalupana con gran solemnidad en la Nueva España.

En el año de 1756 se juró en Guanajuato a la Virgen de Guadalupe como patrona de la Nueva España, principalmente en su santuario de la Calzada de Guadalupe y en el mineral de Cata donde también la advocación original fue la Virgen de Guadalupe y donde la fiesta  se prolongó por ocho días consecutivos con fuegos artificiales e iluminaciones.

En 1757 registró don Lucio marmolejo en sus las efemérides, se construyó el templo de Pardo, dedicado a Nuestra Señora de Guadalupe, que antes de eso era una sencilla capilla con techo de madera.

Más adelante, en otro documento fechado el 25 de mayo de 1770, encontramos mayor información al respecto de la hacienda de beneficio de Nuestra Señora de Guadalupe de Pardo. Para entonces la propietaria de la hacienda de beneficio era doña María Ana de Velasco Duque de Estrada, viuda en primeras nupcias de don Andrés de Rejíl y también viuda de segundas nupcias del coronel y regidor don José de los Ríos Enriquez.

El documento especifica que la hacienda de minas del beneficio de sacar plata por azogue nominada Nuestra Señora de Guadalupe, alias de Pardo, con sus casas de vivienda, fábrica y tierras de su cuadrilla fue heredada a ella por Ana Pardo Berastegui quien a su vez la heredó de su hermano don José Pardo Berasstegui, quien la obtuvo por donación de don Francisco Martín Gallardo el 15 de junio de 1688 según consta en escritura elaborada por el escribano José de Lumbreras.

Este último  documento de 1770 era  el contrato de venta que se hacía en favor de don Nicolás de Rigón por la cantidad de 30,000 pesos. En el mismo es posible encontrar una descripción detallada de la hacienda. Ahí se hace una referencia a una capilla colateral que sirve de altar mayor, con su sagrario dorado, un pabellón de lienzo encarnado con punta de plata, unas cortinas azules decoradas que cubren dicho colateral, con cenefa blanca, otras cortinas de cotense pintado que sirven de tapiz.

Un retablo con su marco dorado de Nuestra Señora de Guadalupe, una mesa de altar de madera con frontal tallado y plateado y ara correspondiente y, así prosigue la descripción detallada de los elementos que conformaban la hacienda.

Pasó el tiempo y desconocemos el destino de los propietarios y de la propia hacienda de beneficio, pero en el mes de octubre de 1854, hace 167 años, Lucio Marmolejo en sus efemérides refiere que se colocó la primera piedra para la reedificación de la iglesia de Pardo. Entonces era un pequeño templo arruinado con techo de madera pero con mucho arraigo y devoción entre los vecinos de la zona.

Las obras concluyeron el 12 de enero de 1868 y destacaron entonces los esfuerzos del padre Juan Capistrano López quien fue el que dedicó, de nueva cuenta el templo en esta fecha en el marco de una espléndida celebración.

Así permaneció hasta que el 15 de diciembre de 1945, por iniciativa del Club Rotario de Guanajuato se comenzó a trasladar, piedra por piedra, la fachada del antiguo templo de San Juan Bautista de Rayas para colocarla como fachada principal del templo de Pardo en donde permanece hasta el día de hoy.

Y justo es decir que actualmente se está llevado a acabo una intervención con propósitos de restauración y mantenimiento al templo de Pardo con recursos provenientes de los tres órdenes de gobierno y la dinámica participación de los vecinos organizados de la zona, trabajos que atinadamente lleva a cabo la asociación civil Guanajuato Patrimonio de la Humanidad.

Enhorabuena por la sinergia.

J.E.V.A.2021. Octubre 12

Relación de imágenes publicadas:

1.- Vista parcial de la hacienda de beneficiar metales de Nuestra Señora de Guadalupe, conocida como de Pardo. De un antiguo mapa.

2.- Vista de la antigua capilla de la hacienda de beneficio de Pardo.

3.- Fotografía del templo de Pardo con la fachada del templo de San Juan Bautista  adosada al mismo. Imagen de archivo.

4.- Vista actual del templo de Pardo. Fotografía J.E.V.A.

5.- Cúpula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?