Morena desaparece; ganan las tribus a Yeidckol; AMLO por ahora no tiene partido

José Luis Camacho Acevedo.

La decisión que tomaron el  domingo  pasado, los grupos contrarios a Yeidckol Polevnsky de no aceptar la recomendación de las autoridades electorales de replantear el proceso de sucesión de la dirigencia nacional de Morena, creo una inédita y peligrosa situación en el sistema de partidos políticos mexicanos: el presidente Andrés Manuel López Obrador, por ahora, ¡es un presidente sin partido!.

Porque la decisión asumida por las facciones que encabezan Bertha Luján, Alejandro Rojas y Mario Delgado, de convocar a una asamblea el próximo 24 del presente mes, es decir dentro de escasos 14 días, para elegir una dirigencia interina que dure tres meses y convoque a una nueva asamblea, deja a Morena como una organización que parece todo menos un partido político.

En la realidad Yeidckol por su lado y Luján por el suyo, han creado dos caricaturas de partidos políticos que, en esencia, nada tienen que ver con el movimiento social que llevó a López Obrador a la presidencia de la República en julio de 2018.

En su más reciente ensayo, “En defensa de la democracia”, (Ediciones Cal y Arena 2019) José Woldenberg advierte:

“Los resultados electorales del primero de julio de 2018 han desatado todo tipo de especulaciones. No faltan los que han dictaminado que estamos frente a una nueva época y que quizá lo que emerge es un nuevo partido hegemónico, creo que como una golondrina no hace verano, una elección, por más relevante que sea, (y sin duda lo fue) no consolida una tendencia. Puede desembocar en ello -es una posibilidad y si se quiere alta- pero sería mejor seguir los acontecimientos y observar la evolución de las “cosas”.

Y la calidad de observador de nuestros usos y modos político-partidistas que indiscutiblemente tiene José Woldemberg, convierte su prudente análisis en una premonición con respecto al futuro de ese “nuevo partido hegemónico” (que en este caso sería Morena) ya que por lo visto la “evolución de las cosas” para la organización fundada por López Obrador, no está resultando del todo favorable para su futuro como partido político.

La disputa por el control de Morena entre las mencionadas facciones, una disputa sucia en la que las descalificaciones y los denuestos han tomado el lugar de las ideas y las propuestas, está alejando al electorado de la organización que llevó a AMLO a un gran triunfo electoral hace ya más de una año.

Citando nuevamente a Woldemberg en su ensayo referido rescatamos lo siguiente para apoyar nuestra consideración anterior:

“La Antipolítica Como Política. A los nutrientes estructurales que alimentan el desencanto y el malestar (escaso crecimiento económico, persistencia y ahondamiento de las desigualdades, corrupción e impunidad y la espiral de la violencia) hay que sumar una ola (casi) universal que a falta de mejor nombre podríamos llamar la antipolítica. La reiteración inercial y machacona de que todo lo que sucede es culpa de los políticos, los partidos, los congresos y los gobiernos (y para el caso de la 4T de esas instituciones del pasado inmediato) -los anteriores paréntesis son del autor de estas notas- instituciones sin las cuales la democracia es imposible -vale la pena subrayar-“

En esa forma de antipolítica está gravemente sumido el proceso de sucesión de la dirigencia nacional de Morena.

Una lucha feroz, repetimos que es una lucha sin ideas y sin propuestas, en la que el que más pierde es el fundador de Morena, o sea el presidente López Obrador.

La “perredización” de MORENA en su proceso de buscar una nueva dirigencia nacional, afecta igualmente a nuestro sistema de partidos en particular y a la democracia mexicana en general.

¿Las facciones de Morena estarán aún a tiempo de corregirse?

Por el bien de nuestra democracia esperemos que así sea.

EN TIEMPO REAL

1.- En Guanajuato la violencia está que arde. De acuerdo a varios audios que estuvieron circulando vía whatsapp, un comando fuertemente armado entro al estado y en estos días habrá mucha violencia.

De manera extraoficial, se supo que alrededor de 200 supuestos integrantes del Cártel comandado por Ismael “El Mayo” Zambada y “Los Chapitos”, arribaron al lugar con la finalidad de apoyar a José Antonio Yépez, alias “El Marro”, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima (CSRL), para sacar de la entidad al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), liderado por “El Mencho”.

2.- Los conservadores se unen … ¡contra Monreal!

Ha iniciado una campaña de persecución  en contra Ricardo  Monreal Ávila, quien es uno de los hombres más capaces, conciliadores  y avezados de la 4T.

Y es que así como Marko Cortés dijo y dio instrucciones a sus correligionarios para “chingarse a Monreal”, pareciera que se juntan los grupos reaccionarios o conservadores quienes intentan encontrarle al presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República cualquier falla por donde sea, hasta donde no le toca, como es el caso de sus hermanos, asunto del que ha dicho en repetidas ocasiones,  alto y fuerte, que no es su pilmama, ni tampoco responsable de lo que hagan…. como lo que son, harina de otro costal.

3.- Un profundo respaldo a la política de asilo político –que siempre ha caracterizado a México— merece la Junta de Coordinación Política, al ofrecimiento de asilo al depuesto presidente de Bolivia, Evo Morales.

Características esenciales de la política exterior mexicana y una expresión de humanismo respaldan la decisión del poder Ejecutivo Federal, expresó en su cuenta de twitter, el senador Ricardo Monreal.

Para el líder de la fracción mayoritaria en la Cámara Alta la decisión del gobierno mexicano obedece a la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954 y de 1928, que además es aplicable de la Ley sobre Refugiados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *