México con j / x

Hace unos días un sistema un sistema de noticias que se distribuye de forma electrónica dio a conocer que la Real Academia Española, RAE, admitía escribir México con x, en virtud de que en España escriben Méjico. Por supuesto, reacciones airadas de todo tipo se dieron, desde reclamos de lo más impropio hasta defensas mesuradas por la forma tradicional de escribir el nombre no oficial de nuestro país.

Desde luego que la nota pretendió llamar la atención y, justo, crear esas reacciones. Es decir, que se trató de un ardid publicitario para posicionarse en el gusto e interés de lectores. Aseguro lo anterior porque la RAE ha dejado de ser normativa (ya no dicta las reglas del buen decir y escribir) y únicamente reporta periódicamente cómo los usuarios del idioma (nosotros los hablantes) propiciamos su evolución. Por lo tanto, actualmente no rechaza ninguna modalidad, solo está atenta por si arraiga algún uso no contemplado en los documentos fundamentales del idioma (Ortografía, Gramática y Diccionario).

Además, la Academia Mexicana de la Lengua desde hace mucho tiempo tiene claro que la forma arraigada de escribir México es con x y así lo retoma la mayoría de los países del mundo.  Por tanto, ni es una noticia, novedad o una decisión de la RAE.

España prácticamente es el único país que escribe México con j. Eso se debe a una lógica sencilla y muy justificada. La x tiene múltiples formas de pronunciarse. Suena a cs cuando decimos examen; suena a sh cuando decimos xoloescuinte (el perro mexica); tiene sonido s cuando decimos xilófono o Xerox (instrumento musical y el nombre propio una compañía), pero también lo tenemos en palabras mexicas como Xochimilco; y por supuesto sonido j en palabras como México, Oaxaca y Xicoténcatl.

La Real Academia Española en 1815, en virtud de tantos sonidos para la x, a que la j solo tiene un sonido, para facilitar la escritura y pronunciación apegada al vocablo tomó la decisión en pleno de quitar el sonido j a la x. Es decir, que ese sonido ya venía desde la Edad Media en la j. Prueba es la esposa del Cid campeador que se lee en el acta de matrimonio en Burgos, doña Ximena.

Y aquí confluyen dos problemas: el primero es que México en esas fechas estaba en plena lucha independentista y que no existía la Academia Mexicana de la Lengua. Nuestro cuerpo doctoral para la lengua se fundó en 1854, formalmente, pero sesionó por primera ocasión hasta el 13 de abril de 1875 (veintiún años después de su formalización).

Quienes pusieron alfabeto latino a los vocablos de lenguas nativas fueron los monjes españoles. El uso de la x con sonido j está respaldado por la Gramática y la Ortografía de Antonio de Nebrija. Por ello, arraigó en casi todas las palabras y fueron muy pocas las que sufrieron modificación, como Jalisco, que originalmente se escribió con x.

Esta columna en 2017 ya había abordado ese tema y el Universal también en 2018 publicó una nota al respecto. Por tanto, solo fue para polemizar.

sorianovalencia@hotmail.com

2 pensamientos sobre “México con j / x

  1. Me agradan estas aportaciones. Los mexicanos contamos con un sinnúmero de palabras, que hace muy rico nuestro lenguaje.
    Algo que aún sigo sin entender, es el porqué, oficialmente, nuestro país no se llama MÉXICO.
    Si a cualquiera de nosotros (mexicanos) nos preguntan como se llama nuestro país, no decimos que es Estados Unidos Mexicanos. (EE.UU.MM) ni salimos con alguna “succión láctica” de auto nombrarnos “estadounidensesmexicanos” 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?