Medicamentos contra la Covid-19 no son la cura; son salvavidas extra, complemento.

CDMX 15 de noviembre de 2021.- Aunque los dos nuevos fármacos para tratar la Covid-19, Molnupiravir y Paxlovid, tienen una gran efectividad contra enfermedad severa y muerte, no deben verse como una cura por sí mismos, ni como sustitutos de la vacunación, concuerdan los especialistas Carlos Arias Ortiz y Alejandro Sánchez, investigadores del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

Una de las cosas que hay que enfatizar –señala Arias Ortiz– es que no es un remplazo para las vacunas sino una herramienta, y por lo tanto tienen una función diferente.

En el caso de las vacunas, dijo,  previenen la infección y disminuyen la posibilidad de enfermedad severa y muerte. Los nuevos fármacos son un tratamiento para personas a las que se les diagnosticó Covid-19 y tienen riesgo de enfermedad severa o muerte.

Por su parte, Alejandro Sánchez comenta que tener estos tratamientos nos da una herramienta más de combate.  Siempre hay un porcentaje en el cual la vacuna no genera la respuesta inmune que se espera y tener acceso al medicamento, sobre todo al inicio de los síntomas, nos da esa opción de poder reducir los casos de síntomas graves.

Molnupiravir, de la farmacéutica estadunidense Merck ya recibió autorización en Reino Unido y también obtuvo la aprobación para uso de emergencia de la EMA (Agencia Europea de Medicamentos) como tratamiento contra la Covid-19 y se espera que reciba luz verde por parte de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos.

Mientras que el Paxlovid, de la también estadunidense Pfizer, pidió autorización al órgano regulador de Estados Unidos, apenas este 9 de noviembre.

Carlos Arias comenta que es difícil decir cuándo estarán disponibles, pero lo que manifestaron las compañías es que Merck tendrá 10 millones de tratamientos para finales de año, de los cuales Estados Unidos ya compró 1.7 millones.

En el caso de Pfizer, tendrán unos cien mil tratamientos, según sus propias declaraciones, pero difícilmente estará disponible en México el próximo año.

Una de las ventajas que tiene Molnupiravir es que cuenta con una patente abierta, es decir, que se puede licenciar para que sea producido en otros países por otras empresas, de manera genérica, lo que podría bajar los costos.

El medicamento está restringido para administrarse a personas positivas a SARS-CoV-2 que estén en los primeros días de síntomas y que tengan riesgo por comorbilidades.”

Molnupiravir tiene un costo aproximado de 700 dólares, es decir, 14 mil pesos mexicanos, según lo declarado por la empresa.

Arias y Sánchez concuerdan que estos medicamentos serán una herramienta más, por lo que no hay que dejar las medidas que buscan mitigar el número de contagios: el uso de cubrebocas, la sana distancia, y principalmente la vacunación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?