Más de 70 muertos en Sudáfrica durante intensa ola de protesta

Desde el fin de semana pasado, una intensa ola de protestas y de saqueos azota a Sudáfrica.

Al menos 72 personas han fallecido producto de la violencia. Imágenes capturadas por la BBC muestran a un bebé siendo arrojado desde un edificio en llamas cuyas tiendas acababan de ser saqueadas este martes.

Las autoridades sudafricanas desplegaron al ejército para apoyar a la policía, que no ha podido contener los disturbios.

Las protestas comenzaron tras el encarcelamiento del ex presidente Jacob Zuma, quien se entregó a la justicia el miércoles luego de ser condenado a 15 meses de prisión.

Fue declarado culpable de desacato al tribunal el mes pasado por no asistir a una investigación sobre corrupción durante su presidencia.

El político de 79 años, que niega las acusaciones de corrupción, espera que la Corte Constitucional del país anule o reduzca la sentencia.

Pero expertos legales afirman que probablemente su demanda no tendrá éxito.

“Estamos en llamas”, le dice Ian -que prefirió no dar su nombre real-, a la BBC desde la ciudad de Durban en la provincia sudafricana de KwaZulu-Natal, en el este del país.

En los últimos tres días, Ian calcula que ha logrado dormir una o dos horas cada noche. Tanto él como su equipo, que trabajan para una empresa de seguridad privada, sobreviven con la ayuda de bebidas energéticas mientras esperan y observan los acontecimientos.

Han renunciado a intentar detener los saqueos que han destruido una gran cantidad de edificios desde que comenzaron las protestas.

Ahora, solamente están protegiendo los vecindarios en donde viven.

“Sólo vamos a lugares a verlos cómo roban, no interferimos (para que) no nos hagan daño”.

Jayshree Parasuramen, reportero de tráfico en helicóptero de la emisora local East Coast Radio, pudo verlo todo: fábricas en llamas, camiones movidos para bloquear carreteras y “miles” de personas saqueando tiendas y almacenes, con coches esperando para recoger sus bienes mal habidos.

“Formaron un escudo alrededor de las áreas que estaban saqueando”, explica.

“Las entradas y salidas estaban bloqueadas, y mucha gente se agolpaba alrededor de esa área para no permitir que nadie pasara”.

El reportero también aseguró que la gente estaba “fuertemente armada”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?