Más de 4 mil fetos han sido salvados de morir o de alguna malformación congénita

Guanajuato, Gto. 31 de agosto del 2021.-  En el tiempo que lleva de transcurrida la pandemia de COVID-19, en el estado de Guanajuato cerca de 4 mil fetos han sido salvados de morir o presentar alguna malformación congénita, deformidades y anomalías cromosómicas, gracias a una intervención temprana por parte de especialistas del Centro Estatal de Tamizaje Oportuno (CETO).

Al informar lo anterior el secretario de salud, Daniel Alberto Díaz Martínez, dijo que lo anterior se debe a que en esta nueva normalidad se realizó el tamizaje de las futuras mamás, con todos los protocolos de bioseguridad para evitar algún posible contagio por Covid-19.

Para tal efecto, la entidad cuenta con una Red de atención de fortalecimiento de la embarazada, lo que garantiza una atención especializada al binomio madre e hijo.

El CETO se encarga de valorar a todas las embarazadas durante todo el periodo de gestación, para así detectar algunas complicaciones que pueden desenvolver en desenlaces fatales tanto de la madre como del bebé.

Con unidades periféricas (Centros de Salud de León y Pueblos del Rincón) el Centro Estatal de Tamizaje Oportuno trabaja con equipo de ultrasonografía para la detección oportuna de riesgos a la salud en mujeres embarazadas como eclampsia, restricción de crecimiento intrauterino, riesgos de nacimiento prematuro y defectos congénitos, en sí padecimientos que pueden incluso librarlos de una muerte prematura.

De esta forma el realizar tamizajes es una forma de reforzar las herramientas diagnósticas que permiten establecer un riesgo para cualquier paciente.

Por eso se realizan tamizajes para preclamsia, retardo en crecimiento intrauterino para bebés con defectos fetales, prematurez y defectos al nacimiento.

En el CETO se califica a la paciente como de alto riesgo y negativo de bajo riesgo. Cuando es de alto riesgo la paciente se pasa a un tamizaje ampliado del primer trimestre, dentro del cual incluye estudios normalizados hasta las 13.6 semanas, tiempo en que el feto tiene una medida adecuada para aceptar dicho cálculo de riesgo.

En caso de ser un caso positivo para prematurez la paciente es turnada al Hospital Materno Infantil de León con el objetivo de iniciar un tratamiento de progesterona o bien una posibilidad quirúrgica o mecánica.

Cabe mencionar que apenas en junio pasado la Secretaría de Salud de Guanajuato hizo las primeras 3 cirugías intrauterinas fetales mayores en el Hospital de Especialidades Pediátrico de León, con el seguimiento de especialistas del CETO POR medio de la Clínica de Patología Fetal.

El primer procedimiento se hizo en una embarazada que con 12 semanas de gestación fue diagnosticada con una patología fetal, por la presencia de una sola placenta y una megavejiga rotas con ascitis urinosas, la cirugía consiste en la colocación de un catéter por la cavidad amniótica.

La realización de estos procedimientos permite reducir el riesgo de muerte y malformaciones en los bebés que por azares de la naturaleza comparten una sola placenta y un bebé comparte un mayor territorio que el otro, teniendo uno de ellos acceso a menos nutrientes y oxígeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?