“Ley Zaldívar” violenta el principio cardinal de la división de poderes: Diputado José Huerta Aboytes

Guanajuato, Gto., 22 de abril de 2021 Ampliar el mandato del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es un atentado grave que no solamente contradice el mandato expreso de la Ley sino que violenta el principio cardinal de la división de poderes, afirmó el diputado José Huerta Aboytes.

El señalamiento lo hizo a nombre de la bancada priista durante la sesión ordinaria de la 64 legislatura del estado de Guanajuato.

Huerta Aboytes dijo que la insistencia contumaz del actual gobierno federal a pasar sobre los principios constitucionales, les obligan a tratar de nuevo el asunto primordial de la defensa de la constitución.

“Tal aberración, que ya fue aprobada en el Senado de la República, da al traste con lo preceptuado por el artículo 97 Constitucional, en donde se establece que cada cuatro años, el pleno elegirá de entre sus miembros al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el cual no podrá ser reelecto para el período inmediato posterior”.

De aprobarse, el diputado Huerta advirtió que se estaría consumando uno de los ultrajes más graves a nuestro orden constitucional, de los que se han perpetrado durante los últimos 28 meses.

El pretexto de esa intentona tiene su raíz en la reforma al Poder Judicial para, supuestamente combatir la corrupción y el nepotismo en su interior, lo que pretendidamente requeriría prolongar los mandatos existentes.

Aunque uno de los motivos encubiertos, es el de evitar que los jueces pongan frenos al proceso de transformación que se plantea este gobierno, desde donde injuriosamente se aduce, que éstos, no son independientes de intereses mezquinos.

El diputado José Huerta dijo que la iniciativa que surgió del Ejecutivo Federal, no incluía esa propuesta específica; aunque después se le incluyó mediante la propuesta de un monigote que se prestó para ello, a fin de que, desde el Senado, se incorporara misteriosamente la propuesta presidencial.

Esa maniobra que ha sido defendida acaloradamente por el presidente López Obrador, pone en evidencia, que en la especie, el Ejecutivo manipula al Poder Legislativo, para intervenir groseramente en la funcionalidad del Poder Judicial de la Federación.

“Esa escaramuza, no es más que otro de los intentos por concentrar desmedidamente el poder en una sola persona, lo cual da al traste con uno de los principios torales del constitucionalismo clásico, cuyo objetivo primigenio es el impedir el autoritarismo”, expresó el congresista.

Enfatizó que de tanta envergadura es el dogma político de la separación funcional del poder público, que el artículo 16 de la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano impone como requisito ineludible para la existencia de una constitución, que se establezcan garantías de los derechos fundamentales y que se determine la separación de poderes. 

Citó que a principios del siglo XX se suscitó uno de los debates estelares de la historia del derecho entre los eminentes juristas Hans Kelsen y Carl Schmitt, sobre ¿quién debe ser el defensor de la constitución? ¿El presidente o el Tribunal Constitucional?

Luego refirió que acá en México, mediante una burda triquiñuela, se quiere pisotear la Constitución del Estado Mexicano, para que el presidente manipule al órgano jurisdiccional, a fin de prolongar, en la dirección de éste, a la única persona “a la que dice tenerle confianza”.

“Qué ofensa más grande para el ministro presidente de la Corte, que se ostente como su mérito principal la confianza que le pueda dispensar el Ejecutivo Federal; y qué insulto para todos los demás integrantes de nuestro máximo tribunal, cuando el presidente López Obrador injuriosamente los descalifica en masa”, resaltó el diputado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?