Las empresas turísticas y su lucha por mantenerse en pie

SATURACIÓN

Gran lucha por cuotas de mercado, el volumen del mercado no crece y el crecimiento de unos, sólo es posible a costa de los demás.

Mayor diferenciación y variedad de oferta, en la industria se recomienda disminuir el riesgo, introduciéndose en otros negocios, pero, en turismo, los que basan su negocio en equipamiento e infraestructura, lo tienen difícil, para los tours operadores, la solución es fácil, ya que desvían la demanda hacía nuevos destinos, para la industria hotelera el camino es también la expansión en nuevos destinos.

Se ha de aumentar la red de ventas para lograr una máxima exposición del producto, la publicidad en esta fase es un recordatorio, que sirve para mantener la situación.

La elasticidad de la demanda alcanza el máximo, pero existe la dificultad en responder con precios bajos porque se ha llegado al límite de reducción de costos.

La fase de saturación puede culminar con el declive total al bajar el interés de los consumidores por la oferta, ello provoca la desaparición de empresa y que la oferta quede reducida al mínimo para algunos clientes asiduos.

COMO EVITAR EL DECLIVE

Existen una serie de estrategias:

  1. Sustitución

Proceso planificado para reemplazar un producto por una novedad, se introduce cuando el otro producto está aún fase de crecimiento.

La novedad puede conseguir así suficiente volumen de venta cuando el mercado del producto anterior comienza a disminuir, en ese momento se elimina el producto anterior, la sustitución es común en autos, moda etc. Sectores en que los modelos anuales o las temporadas dan una sensación de obsolescencia psicológica, esta estrategia requiere de un esfuerzo continuo de innovación y no es fácilmente aplicable a destinos y ciertos tipos de empresas turísticas.

  1. Extensión

Es un intento de alargar la vida de un producto por medio de:

  • Promover un uso más frecuente
  • Crear una demanda nueva
  • Buscar nuevos clientes
  • Ampliar y segmentar la

Reposicionamiento

Hay que, insistir en el peso del componente geográfico del producto turístico que está ligado a un territorio y en la influencia que sobre el mismo tienen aspectos coyunturales, ya que la empresa o el destino no tienen en sus manos el control de todos los factores que pueden afectarles.

No obstante, es evidente que una buena gestión a nivel individual puede beneficiar a todos y que por el contrario, la gestión negligente de unos cuantos puede afectar a un destino en su globalidad.

EL MARKETING EN CADA FASE

Introducción

Conseguir usuarios

Generar           demanda         por       medio  de        la comunicación y los canales de comercialización

Crecimiento

Incrementar la aceptación del producto y diferenciarse de los competidores

Madurez

Conservar a los clientes y defenderse de la competencia cada vez mayor, que probablemente, hará bajar los precios, identificar nuevos segmentos, renovar y reposicionar el producto.

Declive

Conservar a los clientes.

Intentar mantener y aumentar la frecuencia de compra.

Relanzamiento.

MARKETING Y TURISMO

Marketing es un concepto incorporado al lenguaje empresarial y comercial, existen varias definiciones, que coinciden y en turismo se destacan los siguientes elementos básicos.

Es una filosofía o actitud de gestión empresarial

Es un conjunto de técnicas que orientadas a participar, identificar y satisfacer las necesidades del consumidor, facilitan el logro de los objetivos empresariales en forma rentable.

La definición más simple pero más clara se encuentra en la propia palabra, que deriva del inglés ‟market”, que traducida al castellano sería

‟mercado”, en ambos casos, lo que la palabra quiere expresar es acción, dinamismo, movimiento, y actuar en el mercado.

En el mercado existen dos partes, una que concibe, produce y vende (oferta) y la otra que compra y consume (demanda) debe de existir un nexo, que se encargue de poner en contacto estas dos partes y de facilitar el intercambio de forma satisfactoria y rentable para ambos, esta es la función del marketing.

Para cumplir esta función de manera eficaz, el marketing debe de dar respuesta a una serie de cuestiones clave, tanto desde la perspectiva del comprador-usuario como ofertante.

COMPRADOR USUARIO

Necesidades y motivaciones:

(Por qué)

Hábitos de información y de compra:

(Qué, quién, cuánto, dónde, cómo).

Hábitos de uso:

(Cuándo, cómo)

OFERTANTE-PRODUCTOR

Qué y cuánto producir, a quien ofertar, a qué precio, cómo y dónde vender.

El marketing es, en cierto modo, es la respuesta a un misterio envuelto en un enigma, la respuesta es tanto difícil considerando que los intereses de ambas partes, comprador-usuario y productor ofertante, son habitualmente antagónicos.

Partiendo de la base de que el cliente dispone de múltiples ofertas para elegir, buena parte de la función de marketing se concentra en influir en el proceso de decisión y compra, de manera planificada,      organizada,            sistemática, metódicamente, utilizando         información rigurosamente certera.

Marketing es, ante todo, una determinada actitud, filosofía u orientación con la que el conjunto de la empresa u organización se enfrenta a su entorno y a su actividad

Esta orientación se caracteriza por los siguientes elementos:

Una actitud positiva, pro-activa, innovadora y competitiva.

Un reconocimiento explícito de que la conducción estratégica del negocio debe basarse en los intereses a largo plazo de los consumidores.

Una actitud de alerta permanente para anticipar los cambios del entorno en que opera la empresa y responder adecuadamente a ellos.

Un cuidadoso equilibrio entre la necesidad de obtener rentabilidad en el presente y la necesidad de asegurar la rentabilidad en el futuro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?