La tragedia que nunca llegó: AMLO en la Casa Blanca

José Luis Camacho Acevedo.

Antes de la fugaz visita del presidente López Obrador a Donald Trump, los espacios de los “analistas” enemigos del tabasqueño se llenaron de funestos presagios para el futuro de México por lo “inoportuno” y falto de estrategia diplomática por el hecho de visitar el vecino país en tiempos electorales.

Error histórico, caer en una trampa de Trump en campaña, el T-MEC en peligro porque no iría el primer ministro de Canadá, humillación a nuestro país, y un sinnúmero de condenas fueron publicadas en los medios escritos o emitidas en las frecuencias electrónicas o digitales.

Los críticos del viaje de AMLO a la Casa Blanca, lo escribí en este espacio hace dos semanas, se desgarraban las vestiduras para asumir un nacionalismo tan chabacano y exagerado que hacían ver a Esquilo (Eleusis, 525 a.C. – Gela, 456 a.C.), cuya obra trata, como tema central, la justicia. Este poeta trágico contribuyó a darle a la tragedia su forma definitiva. Predominaba en sus obras el sentimiento religioso y la sencillez en la acción, de forma que el clima y el ambiente prevalecen sobre los actos.

Destaca por su vigor y variedad expresiva, y por lograr dar una gran profundidad a cada una de sus palabras sin recurrir, para ello, a un abuso de la retórica. Más de ochenta obras se le atribuyen, aunque destacan Prometeo encadenado, Los siete contra Tebas, Los suplicantes y Los Persas y la trilogía de la Orestíada, como un escritor de cuentos infantiles.

La tragedia es un género literario y teatral originario de la antigua Grecia, pues forma parte del género dramático, según la Revista Ejemplode, posee un estilo elaborado en el que los personajes principales se enfrentan a destinos inefables o inevitables y generalmente funestos, en contra de los designios del destino o de los dioses, aunque también hay tragedias denominadas de sublimación en las que el protagonista por medio de sus virtudes, (fuerza, valor, compasión, entereza, templanza, etc.), se enfrentan a las adversidades y obstáculos que se atraviesan en su camino, logrando salir adelante, provocando la admiración del lector o espectador.

También se denominan como tragedias a los diversos sucesos catastróficos, como accidentes, fenómenos naturales destructivos, terremotos, tornados, huracanes, así como incendios, inundaciones, y diversos accidentes, de consecuencias fatales, para los seres humanos, y sus bienes.

Ya AMLO está de regreso a México y ni se cayó la dignidad nacional y menos se comprometieron los principios de política internacional del país.

AMLO seguirá enfrentando los retos que tiene ahora el país, Trump regresará a su campaña y el T-MEC fue finalmente convertido en renovado acuerdo comercial.

No hubo la tragedia anunciada por los agoreros del desastre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *