La inclusión, tema fundamental en la educación de excelencia

CDMX 30 de noviembre de 2021.- El 80 por ciento de las personas con discapacidad habita en países pobres. En México existen más de siete millones de personas en esa condición y 33.5 por ciento de ese sector no asiste a la escuela, hecho que se traduce en mayores dificultades para conocer, exigir y ejercer plenamente sus derechos sociales, señalaron especialistas universitarios.

Para Carola García Calderón, directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) es  fundamental abrir espacios para el debate y análisis de las condiciones y calidad de vida de 15 por ciento de la población mundial que experimenta algún tipo de discapacidad.

Para Luis Raúl González Pérez, coordinador del Programa Universitario de Derechos Humanos (PUDH), la inclusión de las personas con discapacidades es  “no limitar su atención a un modelo médico-asistencial es una muestra de que se tiene una visión equívoca y contraria al enfoque social y de derechos humanos”.

La directora del FCP, García Calderón expuso que las personas con discapacidad  tienen más probabilidad de vivir en situaciones socioeconómicas adversas. Esto, aunado a un menor acceso a la educación, deriva en la obtención de empleos de baja calidad y menor remuneración.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval, 2020), en México, cerca de la mitad de la población con discapacidad vive en condiciones de pobreza, y aproximadamente 10 por ciento en pobreza extrema.

Las personas en esa situación tienen menos posibilidades de salir de dicho estado ya que, en promedio, presentan mayores carencias sociales, entendidas como menor acceso a servicios de salud, seguridad social, calidad de vivienda, alimentación nutritiva y educación.

Esta última, recalcó la directora, puede repercutir en la movilidad social, por lo tanto, el rezago educativo suma una barrera más a la condición de las personas con discapacidad. “Generar oportunidades para que accedan a la educación superior, significa brindarles la oportunidad de tener una mejor expectativa en su vida para desarrollar sus múltiples capacidades”.

En tanto, el coordinador del PUDH resaltó que entender la discapacidad como un aspecto natural a la condición humana, y a las personas que la padecen como titulares plenos de derechos, es un cambio de paradigma que ha sido difícil de asimilar por individuos e instituciones, para traducirlo en actitudes, políticas y programas que garanticen una inclusión plena en la sociedad, en un marco de respeto, igualdad y equiparación de oportunidades. “

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?