La carrera armamentística nuclear es un desperdicio de recursos preciosos

Benedetta Capelli

Ciudad del Vaticano 26 de septiembre de 2021.- En un tweet publicado en su cuenta @Pontifex con motivo del Día Internacional para la Eliminación Completa de las Armas Nucleares que se celebra hoy, el Papa Francisco pide que se apoye el desarrollo de los pueblos en lugar del de las armas.

«La carrera armamentística, incluidas las armas nucleares, sigue desperdiciando recursos preciosos que estarían mejor utilizados en beneficio del desarrollo integral de los pueblos y para proteger el entorno natural», escribió el pontífice.

Las palabras del Papa se hacen eco de las del Secretario General de la ONU, António Guterres, que también tuiteó sus pensamientos. «Hay casi 14.000 armas nucleares almacenadas en todo el mundo. La humanidad sigue estando inaceptablemente cerca de la aniquilación nuclear. Ahora -es su recomendación- es el momento de levantar definitivamente la nube del conflicto nuclear, eliminar las armas nucleares de nuestro mundo y dar paso a una nueva era de confianza y paz».

Un mundo sin armas nucleares

En la Audiencia General del 20 de enero de 2021, Francisco hizo un fuerte llamamiento a favor de un mundo sin armas nucleares que permita el avance de la paz. Pronunció estas palabras dos días después de la entrada en vigor del Tratado aprobado en 2017, que hace ilegal el uso, la amenaza, la posesión y el almacenamiento de armas nucleares.

«Animo encarecidamente a todos los Estados y personas a trabajar con determinación para promover las condiciones necesarias para un mundo libre de armas nucleares, contribuyendo al avance de la paz y la cooperación multilateral, que tanto necesita hoy la humanidad», dijo el Santo Padre en esa ocasión.

Ya en su discurso en el Memorial de la Paz en Hiroshima, el 24 de noviembre de 2019, el Papa había subrayado el poder destructivo, el impacto perturbador de la energía nuclear que sólo deja tras de sí «sombra y silencio», un «agujero negro de destrucción y muerte». Si «realmente queremos construir una sociedad más justa y segura», fueron sus palabras en el corazón de Japón, «debemos dejar que las armas caigan de nuestras manos».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?