José Alfredo Jiménez y su cantina favorita en Dolores Hidalgo: “El Incendio”

Sergio Hernández N.

Dolores Hidalgo, Gto., 21 de noviembre de 2021.- Ahora que José Alfredo Jiménez está de “moda” por sus 48 años de su fallecimiento, no pude dejar de recordar la visita que hice a su cantina favorita, “El Incendio”, en Dolores Hidalgo, ubicada en la esquina que forman las calles Jalisco y Tabasco, la que todo turista que llega a esta ciudad no pude dejar de visitar.

Los cantineros son buenos anfitriones pues prestan a los clientes un sombrero y un gabán para tomar la foto, y si se les pregunta, dicen que una de las canciones favoritas que compuso José Alfredo fue un éxito nacional que la cantaron Pedro Infante, Jorge Negrete y que se me hicieron difíciles recordarlas, pues las cantaron a finales de los años cuarenta.

En la visita que hice a la cantina, los cantineros me dijeron que hay lugares, en el interior, para todos los gustos, pues se pueden quedar en la barra, o para grupos, en el interior en donde se cuenta con toda la amplitud que requieren o que están acostumbrados los gringos o los empresarios.

Pero para los que nos gustan las cantinas en la barra, hay las sillas, que se mueven para subir o bajar y para utilizar el baño, después de algunas cervezas, el mingitorio está detrás de la puerta de entrada, en una esquina en medio de las dos y las dos puertas dan la privacidad para esas necesidades.

Cuando se sienta uno en las sillas móviles de la barra, estamos enfrente de las bebidas de licores de todos tipos, desde whiskies, tequilas, rones, y lo que cada visitante consuma, con la novedad de que no lo dejarán de servir lo que se les apetezca, mientras se observan gran cantidad de fotografías de José Alfredo incluso la de su sepelio en el que fue acompañado por políticos y numerosos artistas además de la gente del pueblo.

En un rato, que estuve por ahí, con plática con mi hermano Enrique, llegaron varias familias para tomarse la foto, y los cantineros muy amables les prestaron el gabán y un sombrero para tomarse la selfie, con la foto de José Alfredo de fondo aunque no consumieron nada.

Pero se nos explicó que la cantina es una buena promoción para los turistas y en medio de la plática, tienen como fondo la música del cantautor que emana de un tocadiscos ahora solo de colección para muchas personas.

También se nos explicó que en sus años mozos, José Alfredo obtenía su inspiración de sus canciones con el consumo de sus tragos de tequila, antes de partir a la ciudad de México, en donde trabajó como ayudante de cocinero.

Sin embargo, la canción del Jinete, la compuso cuando caminaba en medio de un campo de futbol, y se inspiró al decir que “por la lejana montaña va cabalgando un jinete”, y que también fue un éxito.

No seré un apologista de la vida de José Alfredo porque no fue de mi época, si acaso de los últimos años de mi hermano Alfredo, tocayo del compositor, pero solo lo recuerdo al acordarme  de la visita que hice en su tumba en Dolores Hidalgo, aunque aquella vez, cuando en su casa no era museo, sus familiares, unas mujeres, me negaron la entrada.

Ahora, se mantiene el homenaje anual del recuerdo de José de Alfredo en incluso con personajes de fama mundial, aunque como lo dijo “el dinero lo tiré por ahí, y prefiero ser descendiente de Cuauhtémoc” para no perder la identidad mexicana y no ser “de la falsa sociedad”, a la que no se adaptó pese a que lo pudo hacer cuando tuvo fama, porque nunca dejó sus raíces pueblerinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?