HIJO, MIENTRAS NO TE ENCUENTREN TE SEGUIRÉ BUSCANDO

Sin duda alguna el año 2020 desde su inicio, ha sido un año lleno de contrastes, llegó con grandes expectativas, pero poco a poco fue diluyendo su luz y ahora a seis meses de que termine, lo único que nos resta es salir adelante con entereza y mucho corazón.

Este día, quiero invitarlos a concentrarnos en un día que los mexicanos celebramos año con año: El día del padre.

Y en este día tan importante, quiero aprovechar para plantearnos los siguientes cuestionamientos y ver que nos contesta la sociedad entera: ¿Qué tiene que festejar un padre que en su día busca a su hijo o hijos desaparecidos? ¿cómo va a festejar un padre desempleado?

Hoy en día, considero que una gran parte del pueblo mexicano muere de hambre, se debate entre la agonía y la frustración de no poderle dar de comer a sus hijos y otra parte  lamenta el no poder encontrar a aquellos familiares ausentes y me parece que para el resto de mexicanos, es momento de mostrar empatía con aquéllos que han deambulado de puerta en puerta en los tres niveles de gobierno, ya que es momento de traer a la memoria histórica los 2,104 desaparecidos que se registraron en el año 2019.

Habida cuenta de lo anterior, no podemos soslayar las últimas manifestaciones de los padres de familia en las que claman con mantas en las cuales se leen las consignas y leyendas: “HIJO, MIENTRAS NO TE ENCUENTREN TE SEGUIRÉ BUSCANDO”

Lo anterior me llena de tristeza y de remordimientos porque el reporte oficial en Guanajuato es que en el año 2020 solo se registran 11 casos de personas no localizadas, ¿Será una verdad absoluta esta cifra? Y si fuese así, ¿por qué se estableció que la alerta AMBER no es suficiente para los desaparecidos? Ya que ahora las autoridades implementaron el protocolo Alba.

Quiero hacer hincapié en que, desde el mes de enero del 2020, más de cuarenta familias exigen encontrar a sus familiares guanajuatenses desaparecidos; personajes como Karla quintana Osuna quien encabeza la Comisión Nacional de Búsqueda y organizaciones civiles como “Sembrando Comunidad”, “A tu encuentro” y “Justicia y Esperanza” siguen luchando hasta encontrar a sus hijos o seres queridos.

También en este año tuvimos datos lamentables como la desaparición de un menor de 14 años en Irapuato o la pérdida de la vida de una niña de dos años y un niño de siete años en el municipio de Celaya y nos sigue alarmando que, en el mes de marzo, la Comisión Nacional de búsqueda registró 267 personas como desaparecidas o no localizadas, 132 hombres y 105 mujeres que involucran a Irapuato, Pénjamo, Salamanca, Silao, Celaya, San Luis de la Paz y otros municipios.

Así las cosas, estimado lector, usted mismo, dé la respuesta a nuestra pregunta inicial, respecto a si los padres de los desaparecidos tuvieron algo que festejar este día del padre.

En cuanto a la segunda pregunta que nos hacíamos de qué cómo iba a festejar un padre desempleado, quiero que nos concienticemos en la respuesta que, si bien le va, va a festejar sin lujo alguno, y será a un día normal porque no habrá viandas ni nada extraordinario de las familias guanajuatenses.

Me parece que el panorama planteado en esta columna no es el más halagador, sin embargo, creo que los guanajuatenses aún no hemos perdido el sentimiento y la fe y me sumo a todos aquellos que tienen el pensamiento de que los padres siempre llevan a sus hijos en el corazón, así de que, no importa en qué lugar se encuentren éstos, y no importa si se cuenta o no con recursos para festejos faustosos, lo importante es recordar al padre ausente o festejar al presente o incluso apoyarlo como él lo hiciera con nosotros.

Eso amigos lectores, es lo que hace la diferencia, por ello categóricamente afirmo que esta humanidad es la que nos hace victoriosos y la que nos sacará adelante a pesar de las adversidades de este año, porque no olvidemos que al final somos una gran familia mexicana, y para aquellos que están buscando a un ser querido desaparecido, les deseo voluntad y fuerza, recordándoles que no están solos.

Galvantorres33@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *