HECHOS HISTÓRICOS DE LA MATANZA DE TLATELOLCO 1968

Escribe: NICOLÁS MARTÍNEZ CERDA

Al extraordinario constitucionalista: ELISUR ARTEAGA NAVA,

por su Tratado de Derecho Constitucional y

por estar “comprometido con la lucha social

para cambiar a México y hacerlo mejor”.

El movimiento estudiantil del 68, plantea una revolución cultural y social. Es de naturaleza democrática y es apoyado por la universidad (UNAM), el Politécnico, la Escuela de Agricultura y las Normales.

El movimiento del 68 salió a la calle como en Francia y en México se pretendía acabar con las Instituciones represivas y de opresión. La clase obrera había sido reprimida y mediatizada, por eso surgió el movimiento estudiantil, que se enfrenta contra el totalitarismo, contra instituciones corrompidas por no respetar la libertad de libre expresión de ideas, por ello exigían la derogación de los delitos de disolución social configurados en el artículo 145 bis del Código Penal Federal, que era evidentemente inconstitucional, pues reprimía lo que se consideraba delito de opinión; también se exigía el cese del jefe de la policía, que era un asesino y un malvado, en fin, se pedía la desaparición de la policía represiva.

El Ejército invadió las Universidades de Michoacán, Sonora y Tabasco, reprimiendo a estudiantes y maestros. Los granaderos penetraron en la Escuela de Bellas Artes. El poder se mostró arrogante y no reconoció límites Constitucionales. El Ejército invade a la Universidad Nacional, jamás se justificará la ocupación militar, y al Politécnico, por eso los estudiantes acordaron reunirse en La Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, en la que el Ejército cercó y se ejecutó la terrible matanza de ESTUDIANTES, salvándose algunos que obtuvieron refugio en los departamentos de Tlatelolco, mucha gente se tiraba boca abajo, otros fueron golpeados a culatazos y cientos murieron ante las ráfagas de ametralladoras de los militares.

Los granaderos y soldados desaparecían a estudiantes, sostiene Luis González de Alba, integrante del Consejo Nacional de Huelga.

JUECES INDIGNOS. Los presos del movimiento del 68, no era “delincuentes”, no lo eran, realmente fueron procesados POLITICOS, y no obstante los maestros Elí de Gortari, Manuel Marcué Pardiñas, director de la revuelta política, fueron sentenciados a 10 años de prisión al igual que José Revueltas “Uno de los hombres más puros de México” como afirmó Octavio Paz, y el Ing. Heberto Castillo, intelectuales que dieron prestigio y sustancia moral al movimiento, además, se recuerda que el digno Rector de la UNAM, Ing. Javier Barros Sierra, encabezó la manifestación pacífica de cuatrocientas mil personas, que legitimaba la lucha contra el sistema.

Los estudiantes y maestros recordaremos la” marcha del silencio”. Recordamos a los líderes del movimiento del 68: Gilberto Guevara Niebla, Raúl Álvarez Garín del Politécnico, Luis de Alba, el Búho Eduardo Valle. presos en Lecumberri, fueron golpeados

Los estudiantes del Consejo Nacional de Huelga aceptaron el diálogo con el gobierno pero que no fueran “pláticas de recámara” por eso los estudiantes no aceptaron, pues sostenían que el DIÁLOGO TENÍA QUE SER PÚBLICO. El propósito de que el diálogo fuera público, sostuvo el soberano intelecto de Don Daniel Cosío Villegas, era “HACER PÚBLICA DE VERDAD, LA VIDA PÚBLICA”, y ante tal negativa, los estudiantes acordaron la reunión en la PLAZA DE TLATELOLCO, Plaza de las Tres Culturas en donde se ejecutó la feroz matanza de estudiantes.

El poder fue ejercido como certeramente afirma Montesquieu “arbitrariamente sin límites ni contrapesos» La República vivió una pesadilla apocalíptica, configurándose un crimen horrible de Estado. El movimiento estudiantil del 68, jamás pretendió el derrocamiento del gobierno, estaba en contra del presidencialismo, que es un poder irresponsable, no respondía ante nadie de sus actos, rodeado de un aparato de sumisión y lisonja. Los poderes de la Unión estuvieron sometidos al dictador fascista Gustavo Díaz Ordaz, que pisoteó y acribilló la Constitución, pues representaba como afirma Bobbio “La faz demoniaca de poder” pues todo lo basaba en la fuerza de las armas y ante el hecho de haberse declarado responsable “social, cultural e históricamente” el Congreso y el Poder Judicial aprobaron esa “responsabilidad” mostrando el dictador que no responde ante nadie de sus actos, mostrándose el sometimiento de los poderes al presidencialismo. El movimiento estudiantil del 68 luchaba por democratizar al país, para que la democracia se traduzca en una concreta y razonable realidad. El 2 de octubre de 1968 ha quedado gravado en la conciencia nacional.

1 de octubre del 2021

Reynosa Tamaulipas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?