Hasta finales de 2023 o principios de 2024 el sector turismo recuperaría sus niveles de 2019

CDMX 26 de septiembre de 2021.- La economía mundial en su conjunto padece los efectos de la emergencia sanitaria; escenario en el que el turismo ha sido uno de los más afectados, por ello se estima que será hasta finales de 2023 o principios de 2024 cuando este sector recupere los niveles que tenía en 2019, señala Gustavo López Pardo, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), “la mayor crisis de la historia del turismo está ya en su segundo año y ningún país ha quedado ileso.  Entre enero y mayo, las llegadas de turistas internacionales fueron 85 por ciento inferiores a las de 2019 y 65 por ciento inferiores a las de 2020.

A pesar de un pequeño repunte en mayo, la aparición de nuevas variantes de COVID-19 y la constante imposición de restricciones han hecho que el turismo interno esté recuperándose a un ritmo superior al de los viajes internacionales.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) estima que el número de turistas en 2020 fue 73 por ciento menor a 2019; es decir, aproximadamente mil millones dejaron de viajar. La gente no tuvo movilidad y, por lo tanto, las divisas o recursos generados por esta actividad tuvieron una caída espectacular, señala el especialista.

En ocasión del Día Mundial del Turismo, el investigador recuerda que México es uno de los principales países receptores de actividad turística; en 2019 ocupó el séptimo lugar a escala internacional por el número de extranjeros que visitaron el territorio nacional, luego de que en la primera década de este siglo perdió competitividad y dejó de estar en los 10 primeros lugares.

Esta conmemoración, que se celebra cada 27 de septiembre a partir de 1980, fomenta la sensibilización respecto al valor social, cultural, político y económico de esa actividad y la contribución que puede hacer a los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Antes de la emergencia sanitaria el turismo era próspero, en constante crecimiento, alcanzó mil 500 millones de llegadas turísticas a nivel mundial y generó aproximadamente tres billones de dólares. Además, representó una alternativa, sobre todo para las economías en vías de desarrollo, que ahí tenían una opción de crecimiento económico.

En México, la contribución al PIB en 2019 fue de 8.7 por ciento con una derrama económica que permitía solventar el comportamiento errático de otras actividades económicas, en particular, del sector primario, abunda.

De acuerdo con el INEGI, el turismo creó aproximadamente nueve por ciento de los empleos a escala nacional. En 2019 había 637 mil establecimientos dedicados al hospedaje, alimentación y bebidas, los cuales generaron 2.6 millones de empleos; la mayoría en pequeñas y medianas empresas.

Tampoco se debe perder de vista que, dentro de la actividad turística nacional, aproximadamente 30 por ciento corresponde al turismo receptivo o internacional, y el resto es interno. “Por eso es muy importante que la estrategia de reactivación en este sector, no sólo se enfoque a atraer turistas extranjeros, sino a los propios paseantes mexicanos, como ya se está haciendo”.

Se trata de acaparar o atraer al mayor porcentaje de paseantes al implementar estrategias de precio, diversificación productiva, etcétera.

La movilidad, concluye, no puede estar por encima de la seguridad sanitaria, por lo cual se debe hacer un gran esfuerzo por parte de los sectores público, privado y social para brindar a los visitantes la mayor seguridad posible, así como a las comunidades receptoras, y evitar que los turistas lleven contagios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?