Frente Amplio por México

0

Santiago López Acosta

Después de múltiples reuniones e intensas negociaciones, las dirigencias de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática, junto con decenas de organizaciones de la sociedad civil lograron acordar el método para seleccionar el coordinador del Frente Amplio por México, que luego se convierta en el candidato o candidata de la Coalición Va por México, mismo que fue dado a conocer el pasado 26 de junio.

Toda vez que en el oficialismo ese proceso se inició hace más de un año y se intensificó inmediatamente después de las elecciones locales del Estado de México y Coahuila, la separación del cargo de los involucrados e iniciar abiertamente actividades proselitistas, aunque se les llame de otra manera, el 16 del mismo mes, ocupando todos los espacios en los medios de comunicación tradicionales y digitales, es lógico que a la oposición le entró la urgencia para resolver lo propio lo más pronto posible.

El método presentado es criticable, como ya fue por algunos aspirantes, pero el hecho de haberlo alcanzado es en sí mismo un gran logro, con tantos actores e intereses involucrados y en un tiempo sumamente breve.

El proceso tiene tres etapas, la primera inicia el 4 de julio con el registro de los aspirantes, quienes deberán contar el respaldo de militantes de partido, simpatizantes o integrantes de la sociedad civil y en general, y luego recabar el apoyo de un mínimo de 150 mil y un máximo de 200 mil firmas en un lapso de no más de un mes.

La segunda parte consiste en la participación de los aspirantes en foros para conocer, discutir, proponer y analizar su visión de un México más próspero, más seguro, con desarrollo y estabilidad económica. Una vez concluidos estos se realizará un estudio de opinión pública para seleccionar a los tres perfiles mejor evaluados.

En la tercera etapa los tres semifinalistas acudirán a cinco foros regionales, en los cuales se abrirá el debate sobre temas específicos y de interés nacional. Posteriormente se hará un segundo estudio de opinión publica en el que cada semifinalista obtendrá el primer 50 % del total de su calificación. El otro 50 % saldrá de la elección primaria o consulta directa a realizarse el 3 de septiembre, en el que participaran los integrantes del padrón previamente registrado, y se dará a conocer el ganador o ganadora esa misma fecha.

En la víspera de la presentación del método se auto descartaron de participar el gobernador de Yucatán Mauricio Vila, el dirigente del PRI Alejandro Moreno, por motivos institucionales, y el senador Germán Mariñez, cuestionando el método. Por la misma razón, lo hicieron, después de haber sido dado a conocer, las senadoras Lilly Téllez y Claudia Ruiz Massieu. Se siguen bajando y quedan otras nueve 0 10 personalidades, algunas manifestaron que sí se registrarán, pero lo sabremos realmente esta semana.

Se integró el Comité Organizador para la elección interna de Va por México con siete exconsejeros y exfuncionarios electorales: Marco Antonio Baños, Arturo Sánchez, Alejandra Latapi, Rodrigo Morales, María Teresa González, Patricia Mc Carthy y Juan Manuel Herrero, complementado por seis representantes partidistas: Arman[1]do Tejeda y Raymundo Bolaños del PAN, Rubén Moreira y Rolando Zapata del PRI y Claudia Castelo y Luis Espinoza Cházaro del PRD. El cual tendrá que definir un conjunto amplio de reglas, de cómo se va a publicitar el ejercicio, el esquema de rendición de cuentas, la fiscalización de los recursos, la integración de la lista de votantes, entre otros.

Este lunes 3 de julio se anuncia el Observatorio Ciudadano, integrado por 15 representantes de la sociedad civil, por ende, ajenas a los partidos, encargados de acompañar y vigilar el proceso, además de la convocatoria y algunas de las principales reglas. Como se advierte, la participación de la sociedad organizada es amplia, y se espera un proceso de selección con la mayor legitimidad posible.

El tema de la legalidad es crucial, aspecto poco cuidado en el caso del oficialismo, como ya comentamos en otra entrega; en la oposición al menos intentan cubrirlo con la figura del frente, contemplada en la Ley General de Partidos Políticos, la cual establece: “los partidos políticos podrán constituir frentes, para alcanzar objetivos políticos y sociales compartidos de índole no electoral, mediante acciones y estrategias específicas y comunes” (arts. 85 y 86), de ahí la denominación de Frente Amplio por México. Sin embargo, los objetivos que se pretenden son eminentemente electorales, al pretender posicionar a quien será el candidato o candidata a la Presidencia de la que será la Coalición Va por México para las elecciones de 2024.

Las quejas y denuncias por actos anticipados de precampaña y campaña que ahora abundan contra la alianza oficialista, seguramente también las habrá contra el frente opositor. La primera con violaciones claras y el segundo jugará al filo de la ilegalidad. Ya veremos de que están hechas las autoridades electorales, el INE y el Tribunal Electoral, para evitar que estos procesos, supuestamente internos, de las dos grandes agrupaciones políticas, no se salgan de los cauces institucionales.

Desde el punto de vista político y mediático la oposición entra en la escena pública de forma muy relevante, disputando los espacios y la narrativa en los medios de comunicación, con el oficialismo, que los había copado en los últimos meses, empezando a tratar de sembrar el escenario que desde ahora el resultado de la elección de 2024 ya está definido en su favor. Con la irrupción de la oposición está claro que no es así. A 11 meses de la elección ocurrirán muchos acontecimientos, hechos y circunstancias que irán perfilando los escenarios, que por ahora no podemos advertir, pero los veremos pronto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com