Falsos sinónimos

Los sinónimos reflejan la riqueza del lenguaje. Estos son vocablos que tienen el mismo significado. Cuando un idioma contiene más de una palabra para designar algo, entonces dota a sus usuarios de alternativas para expresarse. Con ello, se convierte en un instrumento de mejor comunicación. El riesgo es no usarlos con precisión o confundir significados. Hay muchas palabras en nuestro idioma que pueden parecer sinónimos y no lo son. Veamos algunos casos.

Se suele usar indistintamente motivado y estimulado, pero no son sinónimos.  Motivado se aplicarse a una persona que ha ejecutado una acción por alguna razón que le provoca interés. Este verbo es un derivado de la palabra mover. Se suele considerar que una fuerza externa es la causa. Sin embargo, la motivación —explica la psicología— no es externa, sino interna. Por ejemplo, si a Mafalda (el personaje de una tira) se le ofrece como recompensa un plato de sopa (para quienes conocen al personaje, recordarán que Mafalda odia la sopa), difícilmente se sentiría estimulada. Es decir, la sopa no la mueve, no le provoca reacción. Por tanto, el estímulo externo no movió su condición interna. Lo que podría provocar el movimiento es que el elemento externo coincida con lo que le resulta atractivo internamente. Entonces, la motivación es interna y el estímulo es externo. Si el estímulo no corresponde a la motivación, no puede haber respuesta.

Caso similar son las palabras rentar y alquilar. También se trata de enfoques distintos, que coinciden en el mismo acto. Por ejemplo, si yo tuviere unos locales que me interesase me ofrezcan ganancia, entonces los daría en renta. El diccionario de las academias de la Lengua indica que rentar se refiere a «producir o rendir beneficio o utilidad». Si algo me es rentable, significa que me ofrece un beneficio. Un negocio es rentable en la medida que otorga ganancias. Deja de ser rentable cuando ya no las produce. Por tanto, rentar es un verbo aplicable únicamente para aquello que ofrece beneficios. En tanto, alquiler se aplicará a la acción de pagar por usar un bien no propio. Así, para las personas a las que haya alquilado mis locales, ellos pagarán el alquiler, pero yo recibiré la renta de mis locales. Los verbos coinciden en el acto comercial, pero se trata de perspectivas distintas.

Caso totalmente distinto son los verbos maquinar y mecanografiar. Se usa impropiamente el primero para referirse al segundo. Me refiero a que cuando alguien está pasando un texto en el procesador de textos de una computadora, inadecuadamente dicen que *«maquina el documento». El Diccionario dice que maquinar tiene significados: planear algo negativo y en metalurgia, trabajar una pieza por medio de una máquina. Se aplicable para cuando alguien planea algo de forma oculta con el propósito de dañar. Por tanto, es absurdo usarlo para transcribir un documento, pues sería incomprensible intentar algo contra el texto. Mecanografiar, por su parte, simplemente significa escribir a máquina y, por extensión, mediante un procesador de textos en una computadora. Por tanto, no sólo estamos frente a un falso sinónimo, sino frente una verdadera tontería usar uno por otro.

sorianovalencia@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?