Estampas de la celebración guadalupana en Guanajuato

Pintura de la virgen de Guadalupe. Museo Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe

José Eduardo Vidaurri Aréchiga

Cronista municipal de Guanajuato

Madre de dioses y de hombres, de astros y hormigas, del maíz y               

del maguey… madre montaña… madre agua… madre natural y               

sobrenatural, hecha de tierra americana y teología europea.

Octavio Paz

Prácticamente todos sabemos o tenemos alguna referencia sobre las apariciones de la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora del Tepeyac, la Virgen de Guadalupe, al indio Juan Diego, quien presto se lo comunicó, aunque con dificultades, al obispo de la Nueva España fray Juan de Zumárraga. Dichas apariciones, registra la tradición, ocurrieron del 9 al 11 de diciembre de 1531.

Las apariciones y la veneración de la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora de Guadalupe enfrentaron múltiples complicaciones antes de tener la aceptación de las autoridades: primero el rechazo de las apariciones y en consecuencia la negación de los milagros o maravillas. Luego la censura del arzobispo Alonso de Montúfar por alentar el culto en una capilla del Tepeyac ante el riego de cometer idolatría. Y durante mucho tiempo la repetida denuncia de que se trataba de una idolatría disfrazada a la antigua diosa Tonantzin (Madre de los mexicanos).

A pesar de ello, la devoción guadalupana fue logrando una paulatina aceptación en las clases populares y con algunos ministros de la iglesia. Por ejemplo, en 1629 se le atribuyó a la virgen de Guadalupe el milagro de haber contenido una inundación en la Ciudad de México. Contribuyó mucho a la aceptación del culto a la virgen de Guadalupe la difusión del texto –Nican Mopohua– que significa “aquí se narra” y que consiste en una versión resumida de las apariciones.

Pintura anónima de la virgen de Guadalupe. Copió Pedro Camarillo Sotelo. Colección particular.

En el año de 1661 hubo un importante pronunciamiento a favor de la doctrina de la Inmaculada Concepción y en consecuencia una solicitud para el tralado de la fiesta Guadalupana al día 8 de diciembre.

Entre 1668 y 1671 se produjo también la beatificación y canonización de Santa Rosa de Lima que fue declarada patrona de América. En 1675 se publicó Felicidad de México, un alegato en favor de las apariciones. También en el año de 1688 se publicó La estrella del Norte, una defensa elaborada por el cronista jesuita Francisco de Florencia.

Al iniciar el siglo XVIII, en 1700, el culto había crecido enormenente y, por iniciativa de Francisco de Aguiar y Ceijas, se demolió el antiguo santuario guadalupano en Mexico para construir uno nuevo que fue concluido en 1709. En el año de 1723 la Congregación de Ritos de Roma otorgó el 12 de octubre como el día de la fiesta a nuestra Señora del Pilar en Zaragoza.

Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en Guanajuato. Fotografía de archivo.

En Guanajuato, justo en ese año de 1723, el clérigo don Antonio García Zerratón del Obispado de Guadalajara se propuso edificar, a expensas suyas, una capilla templo dedicado a la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe y lo hizo, además, muy rápido; para ayudarse a sufragar los gastos fundó una capellanía con $4,000.

El propósito de la capilla templo y de la capellanía era, naturalmente, propagar el culto a la guadalupana entre los vecinos, pedir por la ánimas de los fieles difuntos y celebrar un novenario en el día de su aparición el 12 de diciembre.

Pronto se mostró el entusiasmo de los vecinos de Guanajuato, don Juan de Ávalos donó dos pinturas de la guadalupana que tuvieron un costo de $3,844. En 1729 Sebastián Gómez y Nicolasa Muñoz testaron otras imágenes para la capilla templo.

La Calzada de Guadalupe en Guanajuato. Fotografía de archivo.

Ya entre 1731 y 1732 el Contador Real don Agustín de la Rosa erigió a sus expensas el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, con motivo del bicentenario de las apariciones. El santuario estaba muy avanzado y fue entonces que comenzó a habilitarse un camino digno que uniera al santuario con la Villa de Santa Fe de Guanajuato; el 30 de noviembre del año de 1733 se concluyó y se dedicó solemnemente el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.

Ese mismo año de 1733 don Lucio Marmolejo nos refiere una efeméride muy singular que tiene que ver con las apariciones de la imagen de la virgen de Guadalupe en objetos, algo que tiene también mucho arraigo en la imaginería popular. Resulta que el dueño de la mina de San Lorenzo, don Tomás Gorostiaga, encontró entre las piedras de plata de la mina una que tenía perfectamente figurada la imagen guadalupana. El acontecimiento generó reacciones diversas, por una parte el sabio matemático don Ignacio Bartolache se burló del hallazgo, pero otros testigos como el sacerdote José Joaquín Sardaneta confirmaron el suceso y manifestó también que algo similar había ocurrido en la mina de Cata, que se llamaba mina de Nuestra Señora de Guadalupe.

Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en Guanajuato. Fotografía J.E.V.A.

Es muy probable que para esas fechas estuviese operando ya la hacienda de beneficiar metales denominada de Nuestra Señora de Guadalupe, con su capilla, conocida popularmente como Pardo, por haber sido propiedad de don José Pardo y Moscoso quien la heredó a su hija María Ana de Pardo, quien decidió ampliar la capilla para convertirla en templo en el año de 1757.

Pero, retomando el curso cronológico de esta narración, referiré que en el año de 1737 se vivió en la Nueva España una terrible epidemia de Matlazahuatl (fiebre tifoidea) y, ante la agonía y el necesario consuelo público el Ayuntamiento, el Cabildo, la Justicia y el Regimiento de la Ciudad de México proclamaron a la Virgen de Guadalupe Principalísima Patrona de México y Nueva España.

Pronto se sumaron otras ciudades a esa proclamación: Puebla, Valladolid, Oaxaca, Guatemala, Toluca, Querétaro y, por supuesto, Guanajuato. Así comenzaron los trámites para lograr convertir a la guadalupana en la Patrona de la Nueva España.

En 1754 el Papa Benedicto XIV la nombró patrona de México concediéndole su misa y fiesta el 12 de diciembre. La celebración fue grande en la Nueva España, por ejemplo, al llegar la noticia a Guanajuato en 1756 hubo grandes fiestas por el patronato, especialmente en la mina de Cata donde se prolongó por ocho días con iluminación y extendiéndose los festejos por toda la ciudad.

En el año de 1757 como referimos, se construyó el templo de Pardo por iniciativa de la hija de don José Pardo Moscoso.  En el año de 1775 se concluyó y estrenó la amplia Calzada que conduce al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, después de una acertada y benéfica intervención del Ayuntamiento que construyó los calicantos que la sostienen.

Grabado de José Guadalupe Posada. Imagen de archivo.

El 27 de noviembre de 1831 se concluyó el altar mayor del Santuario, una obra que fue iniciativa del padre Manuel Méndez, para celebrarlo la imagen de la Virgen fue conducida desde la parroquia (Basílica) hasta su altar en en Santuario ubicado en la cima de la Calzada de Guadalupe.

Por lo que respecta al templo de Pardo, podemos referir que su reedificación concluyó el 12 de enero de 1868 y, para celebrarlo, los curas Juan Capistrano y José Espinoza establecieron la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe de abajo (Pardo). Entre los años de 1945 y 1946, por iniciativa del Club Rotario, se trasladaron piedra por piedra los magníficos elementos que conformaban la fachada barroca del templo de San Juan Bautista de Rayas al templo de Pardo.

Por último, el 12 de enero de 1876 el célebre sacerdote Pablo de Anda Padilla instauró, en el Santuario de Nuestra Señora de Gualupe en León, la tradición de llevar a los niños vestidos de inditos a dar gracias a la patrona de América, una tradición que pronto se adoptó también en Guanajuato capital.

Este 12 de diciembre seamos responsables y celebremos en casa a la virgen de Guadalupe.

Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en Guanajuato.

E.V.A.2020. DICIEMBRE 12.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?