Esplendor otoñal: ¿Por qué las hojas cambian de color en el otoño?

CDMX 17 de octubre de 2021.- El otoño es una temporada hermosa y divertida para todas las edades. Podemos observar muchos cambios en otoño: el aire se vuelve fresco, las noches se alargan y emergen los colores deslumbrantes de las hojas.

Sabemos que el otoño está aquí cuando el paisaje de verano verde brillante cambia para revelar rojos, naranjas, amarillos y dorados brillantes.

No todos los árboles tienen hojas que cambian de color y se caen. Los árboles que pasan por ese ciclo tienen hojas grandes y anchas.

Los árboles que permanecen verdes todo el tiempo son coníferos. Se llaman así porque sus hojas porque son puntiagudas.

Los árboles necesitan hojas porque le proporcionan su alimento a través de la fotosíntesis, convirtiendo la energía de la luz solar en azúcares por medio de la clorofila.

La clorofila es una sustancia química que se encuentra en el interior de las hojas y  las hace verdes. Pero los pigmentos amarillos y naranjas que ves en otoño en realidad siempre están ahí. Simplemente están enmascarados hasta que ocurren otros cambios.

Las coníferas están adaptadas para permanecer verdes todo el año, por lo que estos árboles pueden mantener el proceso de fotosíntesis durante el invierno.

Las hojas cambian porque la inclinación y la revolución de la Tierra, hacen que los hemisferios norte y sur reciban diferentes cantidades de luz solar directa. Cuando los días se acortan, la clorofila de las hojas se descompone.

Es entonces cuando se revelan los naranjas y amarillos que estaban tapados. También puede ver rojos vibrantes e incluso púrpuras. Los rojos más oscuros son causados ​​por un cambio químico, cuando los azúcares quedan atrapados en las hojas, esto se llama antocianina.

Una vez que las hojas cambian de color y  caen de los árboles, se alimentan de sus reservas; pues cambian su comportamiento un poco después del verano. A medida que disminuye la cantidad de luz solar, el árbol comienza a construir un sello protector entre cada hoja y la rama que las conecta.

Los árboles también detienen la fotosíntesis y absorben tantos nutrientes como sea posible de las hojas. Pronto, la rama queda completamente sellada de la hoja. Cuando las hojas se cortan del líquido, caen al suelo.

En invierno, los árboles viven de los nutrientes que se han almacenado durante los meses de verano. Cuando las temperaturas se calientan y hay más luz solar, ¡el ciclo comienza de nuevo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?