En tres hechos distintos otras 4 personas ejecutadas en Celaya

Celaya, Gto., 19 de septiembre de 2021.-  Los delincuentes se desataron este domingo, pues pese a la fuerte lluvia en aproximadamente cuatro horas, antes de la tarde-noche, se registró la ejecución de cuatro personas en diferentes puntos de la ciudad y como siempre, no hubo detenidos.

Uno de los primeros hechos se registró en la colonia Santa María, sobre la calle Guanajuato esquina con Silao, en donde una persona fue ejecutada en el interior de su vivienda, sin que se tuvieran mayores datos porque, como sucede en áreas rurales, nadie aporta datos.

Solo dijeron a las autoridades que la persona que murió a balazos, lo conocían como “El Pecas”.

También señalaron que escucharon los disparos, pero de inmediato nadie salió de sus viviendas, hasta que oyeron el motor de un vehículo que se dio a la fuga, sin aportar mayores detalles.

El área fue resguardada por elementos de policía y la Guardia Nacional mientras los peritos laboraban para obtener evidencias e integrar la carpeta de investigación.

DE NUEVO EL BARRIO DE SAN MIGUEL

Luego del suceso en la Santa María al sur de la ciudad, se recibió un reporte de que en el barrio de San Miguel en la calle Ocampo casi esquina con Hidalgo, en donde con disparos de arma larga mataron una persona.

En esta esquina, en menos de 15 días es la segunda ejecución, aunque no se precisó si entre ambos hechos había relación, pero será a través de las investigaciones periciales de la Fiscalía, cuando se puedan esclarecer los móviles.

Los elementos de policía y de la Guardia Nacional se mantuvieron en sus posiciones, arriba de sus vehículos, pues debido a la fuerte lluvia, los peritos realizaron sus actividades más rápido de lo habitual.

DOS EJECUTADOS MÁS

Poco después de este suceso, los peritos se trasladaron a la colonia Campo Azul, afuera de una vivienda sobre la calle Alfalfa, pues se reportó la ejecución de dos jóvenes, que se encontraban frente a una motocicleta de carreras o de pista, cuando recibieron los disparos.

Ambos cayeron en un charco de sangre que se diluyó por el escurrimiento del agua de la lluvia, y ahí quedaron hasta que llegaron los elementos de policía para colocar el perímetro en el que trabajaron los peritos de la Fiscalía.

Los vecinos dijeron que aunque no sabían sus nombres, eran conocidos como “Solano” y “Rubio” y en medio de la escena, algunos vecinos piadosos colocaron sendas veladoras, a la antigua usanza, para dar luz al alma de los difuntos, en su marcha hacia el Creador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?