Embarazo adolescente, grave problema social

CDMX 18 de septiembre de 2021.- El embarazo adolescente es un fenómeno social de causas multifactoriales, en el que están asociados edades de grandes cambios físicos y emocionales, baja escolaridad, desinformación, abandono escolar, pobreza, madres ausentes y amigas con conductas de riesgo, afirmó Mónica Beatriz Aburto Arciniega, coordinadora del Programa para Prevención del Embarazo en Adolescentes, perteneciente a la División de Investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de México.

En su participación  sobre el tema en la Sexta Feria del Libro de Ciencias de la Salud 2021, la especialista indicó que la adolescencia es el periodo del desarrollo humano que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y los 19 años de edad.

“Se trata de una de las etapas de transición más importantes en la vida del ser humano, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios”.

Aburto Arciniega señaló que en México hay 11.3 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años. De ellos. 5.5 millones son mujeres y 17.9 por ciento de ellas son sexualmente activas.

“La edad mediana de la primera relación sexual entre ellas es a los 17.5 años y el 59.4 de las adolescentes usó algún método anticonceptivo en su primera relación sexual”, informó.

La tasa de fecundidad ha disminuido en los últimos años, al pasar de 74.3 en 2015 a 69.5 en 2019, comentó, pero aún sigue siendo muy alta, pues casi 40 por ciento de las jóvenes en edad adolescente todavía continúa sin utilizar algún método anticonceptivo.

Entre los factores asociados a este problema, la especialista destacó una pubertad precoz, falta de plan de vida, impulsividad, tener múltiples parejas sexuales y la primera relación sexual a edad temprana, no usar condón en esa primera experiencia, consumo de drogas, desarrollo puberal temprano, historia de abuso sexual, poca atención de los padres y desinformación.

Respecto a las consecuencias del embarazo adolescente

“La maternidad temprana ocasiona mayor probabilidad de abandono de los estudios, dejarlos inconclusos o aplazarlos y, eventualmente, facilita tener un mayor número de hijos, desempleo, fracaso en la relación de pareja, ingresos inferiores de por vida, y contribuye a perpetuar el ciclo de la pobreza”, consideró.

En cuanto al desequilibrio físico y emocional, la conducta de las jóvenes madres se asocia con sentimientos de rechazo, abandono y soledad, mientras que las actitudes y expectativas en cuanto al rol materno y la crianza las ponen en desventaja.

Entre las consecuencias médicas: la mayor morbilidad en la gestación adolescente ocasiona abortos, anemia, infecciones urinarias, hipertensión gestacional, preclampsia y eclampsia, partos prematuros, hemorragias, malnutrición materna y necesidad de cesáreas por la desproporción entre la cabeza del bebé y la pelvis de la madre.

Información y comunicación

Entre las medidas preventivas, Aburto Arciniega propuso acceso a la información sobre sexualidad con métodos adecuados de comunicación, implementar programas de sexualidad en etapa temprana, promover foros para jóvenes y padres, y que los adultos tomen la iniciativa para hablar sobre sexualidad, anticoncepción y consecuencias de un embarazo no planificado.

Insistió en que el embarazo en adolescentes es un problema de salud pública multifactorial en nuestro país y en todo el mundo, y prevenirlo es una tarea titánica por la complejidad de sus causas. “Tenemos un problema muy grave que no se ha podido resolver y es una responsabilidad común de la sociedad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?