El plástico de computadoras y celulares desechados generan dióxido de carbono

CDMX 26 de septiembre de 2021.- En septiembre de 2020, especialistas registraron un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida de casi 25 mil kilómetros cuadrados, el cual se cerró en enero de 2021. Debido al confinamiento por la pandemia disminuyó considerablemente la producción de dióxido de carbono (CO2) proveniente de los coches, aviones o transporte público. ¿Qué pasó?

Aunque parezca de ciencia ficción, Gabriela Jiménez Casas, del Instituto de Ecología, informó que el problema ahora radica en las emisiones generadas en casa por utilizar computadoras y un mayor uso de plásticos desechables. Por estar conectados en el hogar con los equipos electrónicos (computadoras, tabletas y celulares), debido, por ejemplo, a la visualización de maratones de series de televisión y largas sesiones de Zoom que también generan CO2.

“La producción individual de nosotros de dióxido de carbono se ha incrementado. Está muy bien documentado que los medios electrónicos, un mensaje de WhatsApp o un correo electrónico generan CO2 y entre más pesado sea, entre más destinatarios esté dirigido, más se produce contaminante.

“No es que el correo sea tangible, pero está guardado en algún lugar, en un servidor enorme que ocupa un cuarto de muchos metros cuadrados que se debe enfriar y, para hacerlo, tiene que emplear cosas como aire acondicionado, enfriamiento por agua subterránea y eso genera más CO2”, comentó la también investigadora.

Estudios realizados por Zoom y Cisco han revelado que un correo electrónico promedio genera unos 50 gramos de CO2. Se calcula que al día en el mundo se generan entre 25 mil y 35 mil toneladas de ese compuesto por los correos electrónicos. Además, una videoconferencia, en promedio, puede generar el equivalente a 12 por ciento del CO2 que produce un pasajero en un vuelo por avión México-Nueva York, es decir, un promedio de 59 kilogramos.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica y la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio anunciaron que durante el mes de septiembre de 2020 el agujero de ozono en la Antártida se convirtió en el mayor de los últimos 40 años al alcanzar los 24.8 millones de kilómetros cuadrados, es decir, un tamaño tres veces mayor a Estados Unidos.

Jiménez Casas recordó que esta es una de las regiones más externas de la atmósfera terrestre, llamada estratósfera. Su grosor es de entre 10 y 20 kilómetros, se encuentra a una altitud de entre 15 y 20 kilómetros del suelo. Es un filtro natural que nos protege de los rayos ultravioleta del Sol, pues los absorbe entre 97 y 99 por ciento.

La también divulgadora precisó que el agujero en la capa de ozono no afecta directamente el deshielo de los polos, lo que genera es el calentamiento global y éste, a su vez, lo generamos nosotros con nuestra contaminación de CO2, por lo que ambos fenómenos están íntimamente ligados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?