El ejecutivo podrá contratar deuda nacional hasta por 850 mmdp y extranjera por 3,800 millones de dólares

CDMX 27 de octubre de 2021.- El Pleno del Senado de la República aprobó en lo general, con 69 votos en favor y 39 en contra, el proyecto de decreto por el que se expide la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2022.
El documento estima que para el siguiente año se percibirán ingresos por siete billones 88 mil 250.3 millones de pesos, de los cuales tres billones 944 mil 520.6 millones corresponden a impuestos; 411 mil 852.5 millones a Cuotas y Aportaciones de Seguridad Social; 32.6 millones a Contribuciones de Mejoras; 47 mil 193.5 millones a Derechos; siete mil 918.8 millones a Productos; y 184 mil 864.7 millones a Aprovechamientos.
Además, un billón 205 mil 324.3 millones de pesos a Ingresos por Ventas de Bienes, Prestación de Servicios y Otros Ingresos; 370 mil 928.1 millones a Transferencias, Asignaciones, Subsidios y Subvenciones, y Pensiones y Jubilaciones; y 915 mil 615.2 millones a Ingresos Derivados de Financiamientos.
Adicionalmente, se prevé, entre otros puntos, una recaudación federal participable por tres billones 728 mil 987.5 millones de pesos.
También, se estimó que el Producto Interno Bruto registrará un crecimiento puntual de 4.1 por ciento para el ejercicio fiscal de 2022, un tipo de cambio respecto al dólar de 20.3 pesos por dólar, una plataforma de producción de petróleo crudo de un millón 826 mil barriles diarios, con una estimación del precio ponderado acumulado del barril de petróleo crudo de exportación de 55.1 dólares por barril.
La propuesta autoriza al Ejecutivo Federal, por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, un monto de endeudamiento neto interno hasta por 850 mil millones de pesos para contratar y ejercer créditos, empréstitos y otras formas del ejercicio del crédito público.
También un monto de endeudamiento neto externo de tres mil 800 millones de dólares, para contratar y ejercer en el exterior créditos, empréstitos y otras formas del ejercicio del crédito público, incluso mediante la emisión de valores, para el financiamiento, así como para canjear o refinanciar obligaciones del sector público federal.
En la discusión, la senadora Claudia Edith Anaya Mota, del PRI, afirmó que la mayoría legislativa perdió la oportunidad de hacer una reforma fiscal integral y de gran calado. Además, denunció que la administración actual ha adquirido dos billones de pesos de deuda en sólo tres años.
Por Morena, la senadora Lucía Meza Guzmán aseguró que este dictamen es parte de una estrategia diseñada y orientada a la recuperación económica y que continúa con la prudencia fiscal, la cual es reconocida por diversas calificadoras e inversionistas, pues contribuye a la estabilidad macroeconómica del país.
El senador Germán Martínez Cázares, del Grupo Plural, insistió en que debió realizarse una reforma fiscal integral que estimulara un salario justo, que no absorbiera rendimiento de las empresas, que no inhibiera la participación y generosidad social, y que no privara al ciudadano de los medios necesarios para su bienestar social e individual.
De Acción Nacional, el senador Julen Rentería del Puerto afirmó que la propuesta económica para el siguiente año “no tiene nada de nuevo ni nada de bueno, lo que están haciendo es subir los impuestos a la gente, pues no bajaron la luz ni la gasolina, como lo dijeron”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?