Denuncia en contra de ministeriales por presunto abuso de autoridad

Villagrán, Gto., noviembre 12 de 2019.- Un caso de abuso de autoridad, fue denunciado por familiares de Carlos Concepción Subías Jaraleño de 26 años, pues con presuntos testigos falsos fue detenido durante un cateo sin ninguna orden, dijeron familiares.

Este hecho ocurrió el 6 de noviembre, cuando los ministeriales, sin presentar ningún documento, irrumpieron en el domicilio de la víctima en la calle Mariano Matamoros 609, de la zona centro de esta ciudad.

Los familiares de la víctima, que es ingeniero automotriz, denunciaron que llegaron al domicilio entre las tres y cinco de la mañana, y después de romper la cerradura y obligarlo a vestirse, lo subieron a una patrulla.

ijeron sus padres Aideé Jaraleño Pescador y Juan José Martínez  Vázquez, que una de las acusaciones fue porque vendía droga, y supuestamente la denunció una mujer de 60 años, de la que según dijeron, no está identificada debidamente.

Aunque también señalaron que al parecer, al igual que los testigos, Juan Manuel Padilla Hernández de 31 años, con domicilio en Andrés Mendoza 28, no existe, aunque se buscó su CURP con fecha de nacimiento 30 de agosto de 1988.

Otro supuesto «testigo», Francisco Mendiola García de 22 años, con domicilio en Leona Vicario 222, con fecha de nacimiento el 25 de enero de 1997, y le apodan el «Pancho» tampoco existe aunque ambos son de la zona centro de esta ciudad.

Los denunciantes indicaron que una mujer policía les dijo «que la detención era un favor que le pidieron al Procurador, aunque no puedo decir más», y los Ministeriales tuvieron el convencimiento de que el detenido, Carlos Subías, «no tenía nada».

Y para comprobarlo, presentó su título de ingeniero y otras pruebas de que el trabajo que desarrolla en la fabricación de piezas automotrices, todo es legal.

ULTRAJES A LA MAMA

Más adelante, ambos denunciantes dijeron que los ministeriales llegaron por segunda vez al domicilio en Matamoros 609, en donde comenzaron a llevarse una camioneta, dos fresadoras, sierra cinta, herramienta y equipo de cómputo.

En este caso tampoco presentaron orden de cateo, pero ahora lo acusaron de que fabricaba estrellas «pincha llantas» y de vender droga, pero como prueba presentaron algunas fotos con esos artículos, pero no son del lugar.

Y acusaron a los ministeriales de «sembrarle» incluso algunas balas de distintos calibres, «pero no encontraron ningún arma» y muchas de estas acciones están grabadas, aunque uno de los hombres «de camisa amarilla», trató de borrarlas.

Tampoco en este caso estuvo el Ministerio Público, pese a que se les exigió su presencia, y por ello, recibió aventones y golpes, porque también le reclamaron sobre la «siembra» de artículos comprometedores que no estaban.

Ante tantas irregularidades, dijeron que además de que su abogado comenzó organizar la defensa, presentarán una denuncia ante Derechos Humanos, porque consideran una injusticia contra el ingeniero, confinado ahora en Cervera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.