JOSE CARLOS GUERRA AGUILERA.

1.- Celebro y en grande que todos los ministros (incluso los nombrados por Manuel López) de la Corte Nacional hayan votado (y votado en otro sentido) en forma unánime en contra de la llamada Ley Bonilla. Vaya la independencia del Poder Judicial, la reivindicación de la Constitución, contra los ambiciosos de poder.

2.- Espero que, si fue una gravísima violación a la Constitución, se indague sobre los diputados que la votaron, porque al final ellos son los culpables de esa violación. No el Promovente, ni el beneficiado de esa violación.

3.- Ojalá y haya una investigación veraz, eficiente y completa en contra de esos diputados (en su mayoría del PAN) y si hay falta o delito que se obre en consecuencia.

4.- Escribí que esa un desbordamiento legislativo en baja california ya que 25 diputados de Baja California inauguraron en una sesión extraordinaria (en verdad extraordinaria) la noche de un lunes (protegidos por elementos de seguridad) y en votación secreta, una forma sorprendente de destruir aquello de que el sufragio sea efectivo.

5.- Que el Gobernador electo por 2 años, Jaime Bonilla Valdés, con doble nacionalidad, (se dice gran amigo de Manuel López) de la asociación denominada “Movimiento de Regeneración Nacional” (¿Regeneración?) quería tres años más. No importó que no votara la ciudadanía, los diputados le regalarían más tiempo. Se sabe que no hubo debate, se sabe que silenciosos “con rostros desencajados” caminaron a votar. (¿Los obligaron? Agrego acaso ¿los compraron?)

6.- El promovente de la reforma, por supuesto, de MORENA es Víctor Moran Hernandez.  El único voto diferente, que fue considerado nulo el del panista Miguel Osuna Milla. Ello mueve a reflexionar porque siendo de el PAN quien tenía la mayoría, ¿por qué esa votación? ¿Por qué solo un diputado estuvo en contra?? ¿Qué hizo que hubiera una votación de todos los otros? ¿Que se les dijo?

7.- Consideré que esto es monstruoso a nivel de violación constitucional. Hay jurisprudencia del Pleno de la SCJN en ese sentido. Y lo grave es que no hay sanción por violar la Constitución. Y no menos grave la aprobación de tres (Tecate, Ensenada y Playas de Rosarito) ayuntamientos, que ratificaron la deforma constitucional, ello semejante en gravedad. Ahí se podría haber parado esto.

8.- Que peligro es tener un poder legislativo con ignorantes, con violadores de la Constitución.

9.- Si el ministro presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, expresó que la pretendida reforma que dio origen a la llamada, Ley Bonilla es un ostensible fraude a la Constitución. Ello no debe quedar en declaraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *