DEL MADRUGADOR DE PALACIO

JOSE CARLOS GUERRA AGUILERA.

“Después de la primera mentira.

Toda verdad se convierte en duda.”

Anónimo.

 “Cuando pienso en mi prójimo,

es como para llorar todo el día.”

Ana Frank.

1.- Pues apareció el señor madrugador este lunes, sonriente, indicando que salió y venció al Covid. ¿Deveras? ¿Será cierto que se infectó? ¿Podemos creer ello? ¿Será cierto que él no se vacuno en contra del Covid? ¿Será cierto que se contagió del Covid? ¿Porque apareció dos veces, como llevando aparatos escondidos en el pecho? Dijo que no se había vacunado en contra del Covid. ¿Podemos creer que él no haya querido que le pusieron la vacuna?

2.- Quiero suponer que no se puso la vacuna. Quiero suponer que, si se puso la vacuna y se enferma de Covid, vendría un alud de preguntas sobre la eficacia de ella. Quiero suponer que no tuvo covid. SUPONER SOLAMENTE.

3.- Si el señor sigue repudiando el cubre nariz y boca, es por su abierta testarudez. No quiere ser ejemplaridad en ello. Aduce que quiere ser el ejemplo y seria mal ejemplo en no vacunarse. Inventa que debe haber igualdad, cuando eso solamente está en la teoría. Parece como si se considerara inmune.  Dice que no hay nada mejor que la vacuna ¿y no se la puso? ¿Será el primer mandatario que teniendo a la mano la vacuna la rechace y no se la ponga? ¿Es creíble eso? ¿Quiere inventar un acto de muy virtual heroicidad al despreciar a la ciencia y la vacuna? ¿Se afirmó en la mañanera que ahora “(…) hemos podido resolver todos los obstáculos”, ¿deveras? ¿Todos?

4.- En la desconocida “Resolución Número 1/2020, sobre la Pandemia y Derechos Humanos en las Américas” de la OEA, encuentro esto:

“Destacando que la salud es un bien público que debe ser protegido por todos los Estados y que el derecho humano a la salud es un derecho de carácter inclusivo, que guarda correspondencia con el goce de otros derechos, que comprende sus determinantes básicos y sociales como el conjunto de factores que condicionan su efectivo ejercicio y disfrute. Que el contenido del derecho a la salud se refiere al derecho de toda persona a gozar del más alto nivel de bienestar físico, mental y social. Asimismo, que este derecho incluye la atención de salud oportuna y apropiada, así como los elementos esenciales e interrelacionados de disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad de los servicios, bienes e instalaciones de salud, incluyendo los medicamentos y los beneficios del progreso científico en esta área, en condiciones de igualdad y no discriminación. (…)

En virtud de lo anterior, en ejercicio de las funciones que le son conferidas por el artículo 106 de la Carta de la Organización de los Estados Americanos y en aplicación del artículo 41.b de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el artículo 18.b de su Estatuto, la Comisión Interamericana sobre Derechos Humanos formula las siguientes recomendaciones a los gobiernos de los Estados miembros:

  1. Adoptar de forma inmediata, urgente y con la debida diligencia, todas las medidas que sean adecuadas para proteger los derechos a la vida, salud e integridad personal de las personas que se encuentren en sus jurisdicciones frente al riesgo que representa la presente pandemia. Tales medidas deberán de ser adoptadas atendiendo a la mejor evidencia científica, en concordancia con el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), así como con las recomendaciones emitidas por la OMS y la OPS, en lo que fueran aplicables. (…)”

5.- Dista la realidad de las recomendaciones anteriores; aquí hay mucha discriminación; no se acude a la mejor evidencia científica; se sigue prefiriendo dar el precio de las gasolinas que perseguir a los que medran con el oxígeno; no hay camas, ni hospitales, ni médicos disponibles; hay demasiados muertos, demasiadas lágrimas, todos como Ana Frank, estamos llorando a alguien y hay numerosísimos dolores cada segundo; no parece que su enfermad, cualquiera que sea, le haya hecho pensar en prójimo, para llorar íntimamente al menos y ello a pesar de su afirmación de que “(…) hemos podido resolver todos los obstáculos”. O él tiene otros datos y nosotros diversos datos, duelos, impotencias…

6.- Yo no le creo muchas cosas al señor que desprecia a la ciencia. Obviamente ahora parece estar más sano, salió más peleonero contra sus enemigos de siempre y contra los periódicos y contra sus fustigadores. El tapa boca no le hubiera servido, sigue igual…

9 de febrero de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?