DEL GRAN BEETHOVEN, DOSCIENTOS CINCUENTA AÑOS DESPUES

JOSE CARLOS GUERRA AGUILERA.

“Todos los hombres se unen fraternalmente
donde tus blandas alas se han posado.
¡Multitudes, fundíos en un abrazo cariñoso!
!Sea este beso para el mundo todo!
Hermanos…
sobre el firmamento de estrellas tachonado

debe habitar un Padre bueno y amoroso.”

Oda a la alegría de Schiller.

Al conocedor Raúl Suarez de la Torre,

a Memo Usabiaga y a Jaime Espinoza.

1.- El 16 o 17 de diciembre de hace 250 años, nació en Bonn, Alemania; el gran Luis van Beethoven.

2.- Recuerdo cuando en 1968 o 1969 se presentó (creo que la primera vez en la ciudad) la famosa y vibrante Novena Sinfonía Coral de Beethoven, con el director de orquesta, el abogado José Rodríguez Frausto, en un templo (creo que fue en el majestuoso del Carmen). Ese evento lo patrocinó el Instituto Tecnológico de Celaya, cuando era director el inteligente Ingeniero Don Jaime Tapia Rodriguez. Me toco el orgullo de organizar ese evento, casi insólito.

3.- A doscientos cincuenta años de su nacimiento, y considerando su terrible sordera, sabemos que, en nuestra contemporaneidad, se hubiera curado y en ese caso no hubiera producido esa obra clásica, misma que fue declarada patrimonio de la humanidad en el año 2002. En esa obra destaca el poema Oda a la Alegría, de Friedrich Schi­ller.

4.- El texto es el siguiente:

¡Alegría hermosa chispa celestial
de Elíseo la hija engendrada!
traspasamos de tu divino santuario el umbral
ebrios de fuego, como una llamarada.
Tus hechizos traban nuevamente
lo que con su rigor ha separado
la fuerza de la costumbre.
Todos los hombres se unen fraternalmente
donde tus blandas alas se han posado.
¡Multitudes, fundíos en un abrazo cariñoso!
!Sea este beso para el mundo todo!
Hermanos…
sobre el firmamento de estrellas tachonado
debe habitar un Padre bueno y amoroso.
El que aquella meta ha logrado,
el que amigo de un amigo puede llamarse,
aquel que una esposa prudente ha ganado,
a este grandioso júbilo debe aunarse.
Sí, también aquel que puede suya llamar
aunque sea un alma en medio de este mundo;
mas, el que nunca esto haya podido lograr
apártese de esta alianza con dolor profundo.
¡Alegría, beberá toda criatura
de los pechos de nuestra madre natura,
así, el hombre bueno, como el malvado
seguirán su rastro de rosas trazado.
Ella fue la que de besos nos colmó
fieles amigos hasta la muerte, los dos.
Al gusano también el placer concedió
y el querubín está de frente ante Dios.
¿Os postráis, humanidad?
¿Mundo entero, adivináis al Creador?
Buscadlo sobre las estrellas, sin temor,
allí está su morada, con seguridad.

5.- Supe que se acaba de estrenar un nuevo recinto para las artes en esta ciudad, hubo invitados políticos y algunos más. Excelente. Supe que hubo un video de la parte final de esa obra hermosa. Mientras sobrevivimos, las palabras bellas y cantadas de que ojalá todos los hombres se unen fraternalmente (…) ¡Multitudes, fundíos en un abrazo cariñoso!! ¡Sea este beso para el mundo todo!. Esos ideales quiméricos, quizás imposibles, nos legó el gran Beethoven. El sordo sorprendente de la sexta sinfonía Pastoral, del bellísimo segundo movimiento de la séptima sinfonía. Que afortunados somos en no ser sordos y conocer este lenguaje de amor.

14 de diciembre de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?