A la justa petición siempre favorece el cielo.

Miguel de Cervantes.

A la súplica honesta debe contestarse silenciosamente con la acción.

Dante.

JOSE CARLOS GUERRA AGUILERA.

1.- Se indica en las muy tristes noticias, que la SCJN espera tener un ahorro de 81 millones de pesos al cerrar las Casas de la Cultura Jurídica. Más se pierde en ello.

2.- El colmo: La ciudad capital de Chihuahua, la ciudad capital de Mexicali y la ciudad capital de Guanajuato, dejaran de tener casa de la cultura. Increíble. Guanajuato es una ciudad universitaria. Y de paso Celaya también se le mutila y se cierra su casa. En cambio, se consiente a la ciudad de León.

3.- Ello implica una lesión muy grave ya que la educación jurídica se trunca. También se cierran las Casas de Nuevo Laredo y Matamoros, en Tamaulipas; Uruapan en Michoacán; Tapachula en Chiapas; y Ciudad Obregón en Sonora.

4.- En la capital de Chihuahua ha habido protestas de los abogados, aquí creo que nada de ruido, solo lamentos.

5.- Esto es, educativamente hablando algo que no debió haber pasado, quizás reducir algunos altos salarios, pero jamás mutilar. Esas casas tienen las bibliotecas jurídicas más completas. Se tiene un acervo documental de expedientes históricos con sentencia icónicas. Ojalá la Universidad de Guanajuato fuera la beneficiaria de la de Guanajuato y cualquiera de Celaya, en su caso.

6.- Desde mi pequeñez solicito que el queretano Saldívar, presidente de la Corte Mexicana, sea sensible al pedimento de los abogados del norte y a los silenciosos de otros estados. La decisión debe ser de él, no de la SCJN, ya que las Casas son de la Presidencia de la SCJN.

7.- Por supuesto como siempre hay disidentes, uno muy conocido José Luis Soberanes, sorprende al indicar que las Casas son un “lujo innecesario” (sic). Lujo la educación, qué absurdo.  Y Susana T. Pedroza también felicita a Soberanes pensando que es un “gasto innecesario”. Bueno, hay quienes prefieren la obscuridad. El país requiere educación.

8.- Soy una víctima con ese cierre. Ignoro si los libros que edita la SCJN dejaran de publicarse, sospecho que también. Otro dolor sería. Más de una ocasión fui a aprender a la casa de Celaya, más de una ocasión fui a comprar excelentes libros a todas las casas que pude del país, a comprar discos ópticos excelentes, como el IUS. Qué noticia tan desconsolada. Ojalá se deje la mudez de los abogados, de los Colegios de abogados, de las Universidades incluso, y se satisfaga a los que piden la revocación de esa decisión y se regresen todas las Casas de la Cultura Jurídica. En obsequio a la luz de la educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *