DE LA INFAMIA, DE LAS MENTIRAS, DE LA IGNORANCIA, EN TORNO A LA CNDH

JOSE CARLOS GUERRA AGUILERA.

1.- Pues se consumó la infamia, es decir la acción malvada y vil. El Senado y sus corifeos lograron, pese a muchos, que una señora apellidada Piedra, fuera la Presidenta de la CNDH. La señora Piedra, es licenciada en Psicología y tiene maestría en psicopedagogía, es –se dice- “activista social” por 40 años y ligada como dirigente al grupo político denominado MORENA y por eso ese dato omitido –u olvidado, lo que no creo- la haría inelegible. Sin embargo, se le propuso indebidamente e ilegalmente y para colmo, se documentó gráficamente que el dirigente senatorial deposito dos votos y tuvo aparte dos votos de más. Desaseado el procedimiento.

2.- Eso no se había visto antes, es inverosímil que se sostenga la ilicitud.

3.- Y de los 10 integrantes del consejo consultivo de la CNDH, 5 renuncian ante todo esto. Que grave ello.

4.- Y lo peor el ejecutivo federal Manuel Andrés en su “mañanera” criticando a la CNDH, demostrando que no conoce la naturaleza jurídica de ese organismo, demostrando quizás ignorancia.

5.- Que verdadera lástima todo esto. No importa que la señora Piedra no sea abogada. Importa que esté aliada y sea o haya sido dirigente de un Partido Político. Importa que ella omita su vinculación política. Importa que se viole la Ley. Importa que sea ignorante cuando contestó que no sabía que había periodistas asesinados. Importa que sea desconocedora y aduzca que puede nombrar a integrantes del consejo consultivo, lo que es tarea del Senado. Importa que descalifique la labor de la CNDH cuando estableció que era un “elefante blanco”. Importa que es posible que posiblemente haya cometido dos delitos federales al cometer falsedad en informes dados a la autoridad y atribuirse una cualidad que no tiene. Ignora y no sabe la trascendencia que la CNDH promovió más de 220 acciones de inconstitucionalidad lo que es un hecho histórico, ya que nadie lo había hecho, y ello es muy admirable.

6.- Parece que no habrá esperanza en la transformación de la CNDH y por ello me uno a la voz de Don Javier Sicilia, ya que parece que caminamos rumbo al horror y no parece que haya una verdadera esperanza en esta nación ensangrentada. Estamos de luto…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.