DE DON MIGUEL MONTES GARCIA, NUEVO AUSENTE

JOSE CARLOS GUERRA AGUILERA

1.- El 25 de septiembre de 1937, nació en Degollado, Jalisco, estaría por cumplir 83 años, y fallece don –verdadero Don- Miguel Montes García, egresado de la benemérita Universidad de Guanajuato, donde fue uno de sus alumnos más distinguidos de muchas generaciones.  Su tesis se tituló «La integración de los tribunales del trabajo y el procedimiento laboral: Sugestiones para su reforma». Recuerdo que fue campeón de algún concurso relevante de Oratoria. Repaso que cuando estaba enfermo otro gigante, Don Armando Olivares Carrillo, sé que le llevaba dulces para animarlo.

2.- Inició su carrera como funcionario público, como Procurador Federal de la Defensa del Trabajo de 1960 a 1963 fue Presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje de 1963 a 1965. Y entre otras asociaciones perteneció a la Academia Mexicana de Derecho del Trabajo y la Previsión social.

3.- Independientemente de filiación política y de sus cargos altos, me llama la atención que haya sido nombrado Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la entonces Tercera Sala. Cuando la presidia el jurista y filósofo Don Ulises Schmill Ordóñez, siendo compañero de Carlos de Silva Nava, Ignacio Magaña Cárdenas, el Doctor Diego Valadés Ríos, Carlos Sempé Minvielle, Felipe López Contreras, Luis Fernández Doblado, José Antonio Llanos Duarte, Victoria Adato Green, Samuel Alba Leyva, Ignacio Moisés Cal y Mayor Gutiérrez, Clementina Gil de Lester, Atanasio González Martínez, José Manuel Villagordoa Lozano, Fausta Moreno Flores, Carlos García Vázquez y de Juan Díaz Romero. Si mal no recuerdo, Don Miguel fue el último guanajuatense, por adopción, Ministro de la Corte. En otras épocas, los guanajuatenses poblaban a la Suprema Corte.

4.- Era reconocido como unaeminencia en materia de Derecho. Supe cuando alguna ocasión debatía en el Congreso Federal como diputado y a alguien le espetó una frase memorable, le dijo que se fuera a estudiar a Guanajuato, a Lescurain de Retana número 5, el domicilio de la casona, de nuestra –valga la expresión- Universidad de Guanajuato.

5.- Estuvo presidiendo el Congreso Federal, cuando la célebre ocasión en que un diputado –el talentoso Porfirio Muñoz Ledo- osó, verificar la primigenia interpelación a un Presidente, a Miguel de la Madrid.

6.- Lo saludé hace un año en León, cuando estuvo en una conferencia memorable con el Ministro José Fernando Franco. Lucido, despierto, inteligente, acotó temas relevantes. Era un gran abogado.

7.- En este año, difícil, inesperado, la partida de su gran amigo Don Eugenio Trueba Olivares, acentúa en quienes nos quedamos, en el reconociendo y homenaje pleno de quienes conocimos, a esos verdaderos juristas de Guanajuato, de la colmena trabajadora, legendaria, luminosa y benefactora: la Universidad de Guanajuato. No los olvidaderos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?