Ciencia adjetivada, 1

Columna Diario de Campo

Luis Miguel Rionda (*)

Sin que nada lo anunciara antes de la elección presidencial de 2018, el gobierno federal, conducido por un político de rancia izquierda, ha emprendido una campaña en contra de las instituciones de educación superior y de investigación científica, que desde su personal punto de vista se han convertido en baluartes del pensamiento conservador, defendido por académicos fifís, acostumbrados a beneficiarse de recursos públicos sin dar nada a cambio. Una visión cargada de preconcepciones que se está traduciendo en políticas públicas militantes, que adjetivizan el ejercicio de la ciencia y combaten la libertad de cátedra e investigación.

El Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2024 (Peciti), que se ha dado a conocer a tres años de iniciada la administración, establece de entrada que “El Peciti está alineado a los principios de interés nacional y justicia social, y a los mandatos de austeridad republicana y combate a la corrupción que implica la Cuarta Transformación. Con ello, se impulsa un cambio de paradigma en la política de HCTI sobre la base de la articulación virtuosa entre el sector público, la academia, [y] el sector productivo.” (t.ly/RupE)

Ya en el detalle del documento (t.ly/jyWt), en su capítulo 5.1 sobre el contexto nacional, se explica que “La mercantilización a ultranza de los procesos de generación de conocimiento y de formación de recursos humanos de alto nivel tiene implicaciones éticas profundas, y en sentido estricto podrían estar destruyendo a la ciencia y a las universidades de raíz. Este proceso nocivo de mercantilización supedita la generación de conocimiento a intereses corporativos contrapuestos al interés público. El énfasis mercantil de las tecno-ciencias en el mundo neoliberal globalizado ha implicado el desarrollo de tecnologías peligrosas, con poco o nulo contenido científico, que no toman en cuenta los límites de la naturaleza, son ajenas a los criterios de sustentabilidad y dejan de lado las consideraciones sociales, humanitarias y éticas.”

Es impresionante la abundancia de calificativos con alto contenido ideológico tanto en la selección de textos previa, como en el resto del documento. Por ejemplo, las “implicaciones éticas profundas” pueden ser interpretadas de mil maneras, en particular si conducen a la “destrucción” de la ciencia y de las universidades. ¿Cómo es posible tal cosa? Nunca se sustenta o argumenta en el documento. Es simple profesión de fe.

Las “tecnologías peligrosas” tienen “poco o nulo contenido científico”, dice el texto citado antes. Es una contradicción lógica. Toda tecnología requiere un desarrollo científico que le de sustento, de otra manera no garantiza su efectividad. ¿Y por qué se considera nocivo el “proceso de mercantilización” así, sin más? Los estudiosos de la historia de la ciencia saben que hay tres estímulos que impulsan hacia adelante el conocimiento tecnológico, y son la necesidad, el lucro y la guerra. ¿O creen los actuales responsables del sistema científico mexicano que el rápido desarrollo de las vacunas contra el Covid-19 fue por mera solidaridad humana? El que en menos de un año se hayan generado tantas opciones fue gracias al estímulo del mercado económico. Verlo de otra manera sería ingenuo.

El gobierno de la 4T ha caído en la tentación de adjetivizar la ciencia, la tecnología, la innovación y las humanidades. Es un error craso, propio del pensamiento unívoco y autoritario, a la manera como el pseudo agrónomo Trofim Lysenko intentó imponer en la URSS, durante las décadas de los treinta a los sesenta, una “ciencia proletaria” con ideología de clase, y para ello desacreditó al método científico experimental “burgués”, esto con el apoyo entusiasta de Stalin y el politburó.

Pero hay mucho más qué decir sobre la ciencia “comprometida” de la 4T y sus consecuencias de hoy, que continuaremos la próxima semana…

(*) Antropólogo social. Profesor de la Universidad de Guanajuato, Campus León, Departamento de Estudios Sociales. luis@rionda.net ­– @riondal – FB.com/riondal – https://luismiguelrionda.academia.edu/ –­ https://rionda.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?