Atiende IMSS de Irapuato caso de menor con intestinos expuestos; salvan su vida y la de su madre

* El pequeño nació a las 35 semanas de gestación

Irapuato, Gto., 11 de junio de 2021.- Con 35 semanas de embarazo, María “N” presentó síntomas de preclampsia, es decir, presión arterial elevada, por lo que acudió a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 57, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de esta ciudad  y al ser evaluada por personal institucional, se determinó que era necesario referirla al Hospital General de Zona (HGZ) No. 2, ya que requería atención de especialista.

Al ingresar, y luego de la revisión detallada por parte de diversos especialistas, encontraron que, además del padecimiento de María “N”, que ameritaba practicarle cesárea, su bebé presentaba un defecto llamado gastrosquisis, al tener sus pequeños intestinos expuestos, condiciones que ponían en riesgo la vida de ambos. Un equipo multidisciplinario del nosocomio dio seguimiento al caso y resolvió realizar  cesárea urgente.

“Luego de la cesárea recibimos al pequeño para brindarle los cuidados y la cirugía que requería, ya que este tipo de pacientes están catalogados como graves por alta posibilidad de pérdida de calor y líquidos, además de que los intestinos expuestos pueden necrosarse y provocar la muerte del tejido y poner en riesgo su vida”, dijo el doctor José Vigil Pinacho, pediatra del HGZ No. 2.

El bebé nació con un peso de un kilo 700 gramos y fue intervenido aún con su pequeño tamaño que complicaba el procedimiento, pero gracias al trabajo realizado en quirófano, que durante una hora se llevó a cabo, el personal logró mejorar la condición del pequeño.

El doctor Raúl Armando Hernández, anestesiólogo del hospital, quien participó en la atención,  destacó que los cuidados permitieron que el caso sea un éxito, ya que se brindaron antes, durante y después del procedimiento quirúrgico porque, además de acomodar los intestinos, lograron desinflamarlos y monitorear que trabajaran correctamente, mientras cuidaban controlar su temperatura, líquidos y glucosa. Destacó el especialista que es un gran reto realizar este tipo de procedimientos con menores con peso tan bajo.

María, madre del menor, dijo: “Estoy agradecida con todo el equipo que hizo posible que mi bebé y yo estemos con vida. Pensé que no íbamos a salir vivos. Agradezco a todo el personal que nos atendió. Ellos dejan su vida personal por nosotros, siempre nos atendieron al cien por ciento, en todo momento me explicaban lo que sucedía, ahora mi bebé solamente está en control de crecimiento y yo me encuentro muy bien”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas información para publicar?